Print Friendly, PDF & Email

La nueva consejera de Economía, Hacienda y Fondos Europeos de la Junta de Andalucía, Carolina España, se ha comprometido a que el Gobierno andaluz realizará "una nueva bajada fiscal", así como a deflactar los primeros tramos del IRPF para las rentas medias y bajas, de manera que "mes a mes se notaría porque las retenciones disminuirían y, por lo tanto, el saldo neto aumentaría", permitiendo al ciudadano tener "más dinero disponible en el bolsillo y que pueda afrontar mejor la situación de crisis" económica.

También, ha dicho, durante su participación en la Escuela de Verano del PP de Málaga celebrada en la localidad de Fuengirola, en un encuentro junto a los consejeros de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco; y de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal; moderado por el coordinador general del PP nacional, Elías Bendodo, que la Junta de Andalucía va a suspender el canon del agua en el año 2023: "Los socialistas lo pusieron en marcha para obras hidráulicas que nunca hicieron y que ahora está haciendo el Gobierno de Juanma Moreno. Y para ayudar a las familias lo vamos a suspender en el año 2023".

España ha indicado que, además, se "incrementará el importe exento del mínimo personal y familiar" y se pondrá en marcha "un plan de ahorro" de la Administración andaluza para "la grasita que se pueda reducir": "Si las familias se están ajustando el cinturón nuestro gobierno se lo ajustará en lo que no sea estrictamente necesario", ha aseverado. Según la consejera, "eficacia y eficiencia del gasto; eso lo vamos a llevar a rajatabla".

 

En cuanto a la bajada fiscal, la nueva titular andaluza de Economía y Hacienda ha insistido en que la política tiene que ir dirigida a que las familias andaluzas "tengan más liquidez", criticando que el Gobierno de España, de enero a mayo de este año, ha recaudado "15.500 millones más de lo que recaudó el año anterior cuando lo previsto para todo el año era de 9.000 millones".

"De esos 15.500 millones más recaudados debido a la inflación y la subida de impuestos, --ha continuado la consejera-- en Málaga ha recaudado 375 millones de euros más que han salido del bolsillo de los malagueños, y 890 millones más de los andaluces. Esto es una barbaridad y pedimos al Gobierno de España que devuelva --a los ciudadanos-- lo que han pagado de más; no puede ser que las familias estén al límite y el gobierno recaude más".

España ha admitido que la situación económica general "no pinta bien" y pese a la pandemia de la COVID y la invasión rusa en Ucrania ha recordado que antes de esta última la inflación "ya era del 6,5%", considerando que "algo está haciendo mal este Gobierno de Sánchez" que, ha reiterado, "está asfixiando a los ciudadanos con continuas subidas de impuestos: la renta, el IRPF, sociedades, primas de seguros, bebidas, tasa google, tasa Tobin, e impuestos a eléctricas y banca que ya sabemos quienes los van a terminar pagando: los ciudadanos".

Pese a que la subida de la inflación es generalizada, ha dicho, "en España está por encima de la media, casi el doble de los países del entorno; y el ciudadano está asfixiado", ha reiterado, citando los incrementos en los recibos de la luz, la gasolina, la cesta de la compra, etcétera. Por todo ello, ha considerado que en Andalucía las claves del nuevo Ejecutivo "serán la bajada de impuestos, el plan de reducción de gasto superfluo, todo lo contrario del gobierno de Sánchez; y luego haremos seguimientos muy potentes de fondos europeos".

Carolina España ha destacado la "increíble política fiscal del Gobierno de Juanma Moreno" en su primera legislatura y cómo la bajada de impuestos realizada "permitió recaudar 925 millones más, tener a 280.000 nuevos contribuyentes y 80.000 personas que decidieron venirse a vivir a Andalucía. Eso es retener talento, crear empleo y bienestar social".

"Con esto y otras políticas económicas Andalucía paso a crecer por encima de la media nacional, ser líder en exportaciones y pasamos a superar a Cataluña en número de autónomos", ha resaltado, añadiendo que a eso se sumó el impulso de proyectos "absolutamente bloqueados y metidos en un cajón por los que el PSOE nunca había apostado".

"Todo era propaganda y mentira", ha afeado, al tiempo que ha enumerado el caso de Málaga con el metro, los trámites para llevarlo soterrado al Hospital Civil, el tercer hospital, el Puerto Seco de Antequera, el centro de salud de San Pedro de Alcántara en Marbella o la restauración del río Guadalmedina, entre otros.

Así, se ha detenido la consejera malagueña en el sistema de financiación autonómica actual, con una Andalucía "infrafinanciada por el Gobierno de España, del PSOE, que permite que cada año Andalucía pierda mil millones de euros. No se nos da la financiación que nos corresponde. No queremos ser más pero tampoco queremos ser menos". En línea con lo exigido por el presidente andaluz, Juanma Moreno, ha insistido en contar con un fondo de nivelación "para compensar las pérdidas anuales". "Os aviso que vamos a ser muy beligerantes", ha enfatizado.

"CUIDAR EL DINERO PÚBLICO"

Por su parte, Rocío Blanco ha defendido la importancia de cuidar "con mucho mimo" el dinero público, "que es de todos" y ha hecho hincapié en la "confianza y cero corrupción y unas políticas útiles; en gestionar honestamente y unidad de trato a todos. A los ciudadanos les podemos prometer lo que sea pero si no ven en su esfera directa que mejora la calidad de vida es un fracaso".

También ha defendido la importancia de que las empresas vean en Andalucía un "territorio seguro y estabilidad institucional". "El dinero es miedoso y se va donde puede prosperar, si una empresa ve que no hay seguridad jurídica, se va", ha sostenido Blanco.

En la misma línea, el consejero de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal, ha tachado de "terrible" el sistema de financiación autonómica acordado en 2009 con el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y ha admitido que en el ámbito turístico la situación es "compleja" para los meses venideros pese a que se espera un "buen verano" y ha confiado en que "un buen otoño".

Para Bernal, es fundamental "tener previsión porque el año 23 va a ser difícil" pero no únicamente, ha dicho, por la coyuntura económica, sino por factores como "el gas en Alemania, que es clave para su economía".

En este contexto, el consejero andaluz ha considerado que el decreto de recomendaciones del Gobierno de España para la población y que son "obligaciones para las empresas" en cuanto a los grados del aire acondicionado, entre otros, está "en la línea de las ocurrencias que más allá de dar solución al problema energético lo que hace es molestar a los empresarios y no dar solución a sus problemas".

"Es un momento crítico. Estos cuatro años la Junta de Andalucía ha resuelto problemas pero la coyuntura económica requiere de nosotros el anticiparnos", ha sostenido, y ha anunciado que su departamento pondrá en marcha planes precisamente para adelantarse a la situación económica que pueda venir: "Hay que estar prevenidos", ha concluido.