Print Friendly, PDF & Email

En este verano 2020 de mascarillas, norias, raves en la ribera del río, “afotos” y otros sainetes porteños/portuenses, podemos decir que la artista Marisol fue una adelantada a su tiempo. Y es que mucho antes ya lo cantaba la impar Pepa Flores en el tema “La máscara”, perteneciente a la comedia musical “La nueva Cenicienta”, cuando nos decía a todos y a todas que nos pusiéramos la máscara aunque ya haya quienes la lleven puesta de toda la vida, pero no la quirúrgica sino de otro estilo: la careta con la que se disimula la realidad de cada persona en la vida. El falserío, vamos. La letra no tiene desperdicio, y hasta en la escena en que la canta saca una cacerola… Qué clarividencia! [Desde La Pasarela]

Este fin de semana, y tras varios viernes y sábados de desparrame durante las noches en bares y locales de ocio, por fin alguien (…) ha mandado a la poli local a ‘apatrullar’ las calles de El Puerto de Santa María para impedir aglomeraciones y para que se respete la distancia social haciendo uso también de la tan denostada pero imprescindible mascarilla de 0,96 € P.V.P. La pregunta es: ¿por qué ahora y no antes? ¿es suficiente con una pareja de agentes y un garbeo? Tampoco parece que esté el servicio para demasiadas florituras con un Jefe malhablado amigo de los “tuits” de baja y numerosos problemas internos. Si en Cataluña Torra ha impuesto su uso en espacios públicos, en Andalucía Juanma Moreno, un presidente que no me cae mal aunque pueda disentir con él en otros aspectos, resulta que va a tomar las mismas medidas que el “indepe” rebelde con aspecto de abad a partir de mañana lunes. Ajo y agua, oiga.

“En algunos municipios andaluces se está produciendo una turismofobia, ya que llegan turistas, necesarios, que no utilizan las mascarillas y esto causa cierto temor entre sus habitantes, lo cual no es bueno”, ha señalado Moreno. Andalucía es una de las comunidades donde menos incidencia ha tenido el coronavirus. Aunque en la actualidad hay 19 brotes activos, después de que la Junta diera por superados otros dos, lo que la convierte en el territorio con mayor número de nuevos focos de Covid-19 tras el confinamiento. En nuestra ciudad, debemos estar ojo avizor porque el verano ha empezado calentito y a tope de espectáculos… y los que quedan por venir.

Lo que sí se palpa con claridad es que el pueblo empieza a estar enojado con algunas actitudes frívolas de quienes nos gobiernan durante y después del tiempo que hemos estado encerrados y ante la nueva estación del año de la pandemia mundial. “Un poco de seriedad señores y menos postureo”, se le oye mucho decir a la gente en la calle y en las redes malévolas. Yo te pido que me quieras, que me digas solamente la verdad, pero luego, por la vida, ni ver, ni oír, ni hablar.

Ponte bien la máscara, tu máscara, y podrás tener felicidad, porque todos llevan su disfraz, porque todo el año es Carnaval.