Print Friendly, PDF & Email

EL PUERTO.- El alcalde de El Puerto de Santa María, Germán Beardo, ha anunciado una nueva batería de medidas para tratar de afrontar la crisis del coronavirus a nivel municipal.

Entre ellas, la Policía Nacional y la Policía Local se encargan desde este lunes de controlar los accesos de los supermercados para evitar aglomeraciones, proteger a los trabajadores y garantizar el suministro desde primera hora.

El Ayuntamiento habilita una Oficina de Emergencia Social para atender a los ciudadanos

Por otro lado, se ha firmado Instrucción al Personal al Servicio del Ayuntamiento con el Plan de Continuidad de la Administración para proteger a los trabajadores municipales pero también para que el Ayuntamiento siga adelante, en funcionamiento y operativo.

El teléfono y el email serán las herramientas para que el ciudadano pueda seguir relacionándose con la administración.


El Ayuntamiento tendrá el Registro Municipal abierto, pero el resto de dependencias cerradas. La atención al público será telemática y telefónica cerrándose la OAC, la OAE y las dependencias de las empresas municipales.

Reunión en Alcaldía presidida por el alcalde Germán Beardo para abordar las nuevas medidas. / EA

No habrá convocatoria de Plenos a menos que sea estricta y urgentemente necesario. Las competencias de la Junta de Gobierno las asume el alcalde.

Los autobuses reducen el número de servicios de lunes a viernes

El Servicio de Ayuda a Domicilio se garantiza a los usuarios sin familia o grandes impedidos para aseo, compras de productos básicos y preparación de comidas. Al resto se le seguirá atendiendo vía telefónica para proteger a los grupos de riesgo y a las trabajadoras.

Se concreta la Oficina de Emergencia Social con el email oficinaemergenciasocial@elpuertodesantamaria.es, donde se atenderá la casuística de las personas con menos recursos.

Las ayudas económicas familiares se realizarán por transferencia, aplazando hasta el cese del Estado de Alarma la firma presencial del compromiso de actividad, para garantizar que las familias puedan seguir adelante.

 

Transporte público. Los autobuses reducen el número de servicios de lunes a viernes, garantizando la frecuencia en los horarios laborales. Se aumenta la frecuencia de limpieza y desinfección de los autobuses y se recomienda el pago con bonobús. Finalmente, gracias al consenso con la Agrupación de Taxis se sigue manteniendo 25 vehículos cubriendo el servicio de 24 horas.
Anuncio