Print Friendly, PDF & Email

Parece ser que mi “Pensión Las Columnas” de antes de ayer no ha sabido interpretarse por un sector de lectores que, según me cuenta la dirección de este periódico, ha sido crítico con la misma. Ha usado el cartel presentado por la nueva empresa que organizará los espectáculos taurinos, como arma arrojadiza, sin querer leer entre líneas que la crítica iba dirigida a que a los festejos taurinos se les está arrinconando, y que el nuevo empresario ha tenido que amoldarse a las fechas libres que dispone la plaza. Aunque bien es cierto que le han hecho un favor puesto que desde hace algunos años, las fechas interesantes para dar toros en El Puerto son los dos primeros fines de semana de agosto. Y a Carlos Zúñiga le ha sobrado uno –o mejor dicho, le han dejado libre uno-, porque en cuatro días ha cuadrado un buen cartel, desde el punto de vista artístico, con unos toreros y unas ganaderías muy del agrado de este rincón.

Poco a poco lo que era la “gran temporada taurina” se ha convertido en una mini feria, al estilo de las Colombinas, Colmenar Viejo o las fiestas de San Antolín en Palencia. Error flagrante el de la empresa al denominarla “temporada de verano 2021”, puesto que son cuatro días de toros seguidos, y eso no es una temporada, ni tampoco feria. Es una mini feria.

No obstante, un hecho diferencial de esta mini feria es que en ese primer fin de semana de agosto no hay patrón que celebrar. Aunque tenemos la resaca de las fiestas del Carmen con sus atracciones incluidas, y eso sí que es una feria de larga duración, para desgracia de los usuarios del aparcamiento usurpado. Ya en septiembre son las fiestas de la Patrona, pero es razonable pensar que no es buena época para dar toros en El Puerto.



Aclarado el asunto y entrando a valorar el cartel que se presentó antes de ayer, hay que felicitar a la empresa porque en muy poco tiempo ha conseguido combinar un buen elenco de toreros y ganaderías. Ya se hablaba mucho de la encerrona de Morante con la ganadería de Prieto de la Cal, lo cual tuvo su confirmación antes de ayer. De buen agrado ha sido recibido el debut de Juan Ortega, torero que poco a poco se ha hecho un hueco en las ferias más importantes del país. No podía faltar El Juli en una de sus plazas preferidas, menos aún Manzanares y su tradicional mano a mano, en esta ocasión con otro torero de corte artista como es Pablo Aguado, ni tampoco el torero de la casa Daniel Luque. Y hay que congratularse por el próximo estreno con picadores del novillero local Juan de María. Las ganaderías las de siempre, con la excepción de la del marqués de Seoane y el encaste Vazqueño – Vergagüeño.

Los mariachis que con vehemencia han criticado el artículo “del éxito al éxitus”, aún no han hecho sonar sus instrumentos de viento para protestar por la ausencia de los dos toreros locales de alternativa, como son Alejandro Morilla y Daniel Crespo. Quizás estén ya haciendo cola en la Plaza de Peral para limosnear el correspondiente boleto de balde. Aunque, seguramente la empresa tenga muchas razones y excusas para no incluirlos en los carteles de la “temporada de verano”, pues en tan exiguos festejos perdiéndose además tres puestos, difícil encaje tienen estos matadores. Pero se podría haber hecho un pequeño esfuerzo, porque en la situación actual que vive la fiesta resulta muy complejo que Morilla y Crespo tengan hueco por otros lares.

Dicen que el empresario no da por cerrada la temporada. Suponemos que estará negociando con alguna televisión para dar una cuarta corrida –siempre y cuando el cabaret se lo permita-, y así poder cuadrar las cuentas. Será tal vez la oportunidad de los toreros de El Puerto. De momento en el cartel solo figuran dos de alternativa: José Luís Galloso, a modo de exaltación por la efeméride de los 50 años de su doctorado, y Diego Hermosilla que se anuncia como uno de los sobresalientes de espada en la encerrona de Morante. Sirva este artículo para rendir mi pequeño homenaje a Galloso, y trasladar todo el apoyo y cariño A LOS TOREROS DE EL PUERTO, maltratados en su tierra con el silencio cómplice de los políticos y sus pelotas.

Anuncio