Print Friendly, PDF & Email

La concejala de Seguridad, Marina Peris, ha puesto en conocimiento de la Fiscal Jefa de la Audiencia Provincial de Cádiz lo que podría considerarse una “huelga encubierta”, que se estaría llevando a cabo por un grupo de agentes de la Policía Local de El Puerto desde la pasada Motorada alegando falta de pantalones reglamentarios, por si hubiera indicios de delito.

De esta manera según ha podido conocer El Puerto Actualidad, con fecha 7 de mayo, han presentado a la Fiscalía un informe detallado sobre lo ocurrido.



Los hechos comenzaron durante la pasada Motorada en la que el sindicato UPBLA denunció la falta de pantalones del uniforme para poder realizar los agentes su trabajo con normalidad.

En concreto, hay que remontarse al viernes 30 de abril, cuando tras levantarse el cierre perimetral en Andalucía se decidió optar por un dispositivo especial contando con todos los agentes de cara a la Motorada con motivo del Gran Premio de Motociclismo que se celebraba ese fin de semana en Jerez.

Un coche patrulla de la Policía Local de El Puerto el sábado 2 de mayo en la antigua N-IV. / EA

En este contexto, y siempre según el informe presentado a la Fiscalía, desde el sindicato UPBLA comenzaron días antes a movilizarse alegando carecer de los pantalones reglamentarios, y ya el mismo viernes 30 de abril varios agentes se presentaron a su turno en vaqueros y pantalones de chándal a modo de protesta, en plena Motorada, por lo que no se les permitió dar servicio al no estar correctamente uniformados, tal y como determina el reglamento.

Recibieron los pantalones por última vez en 2018, teniendo una duración garantizada de hasta 5 años

En esta situación, y además con agentes que directamente no acudieron a la Jefatura sin dar mayores explicaciones y otros que pidieron la baja laboral, el dispositivo especial para la Motorada quedó seriamente dañado en lo que consideran sería una “huelga encubierta”, realizada especialmente para la Motorada con la excusa de falta de pantalones reglamentarios, que anteriormente no habría sido problema para prestar servicio con normalidad.

Desde entonces esta situación se viene dando cada día hasta la actualidad, por lo que la ciudad llevaría ya más de una semana sin servicio normal de la Policía Local, mientras estos agentes reclaman poder patrullar con pantalones de paisano mientras tanto.

Igualmente, se ha puesto en conocimiento de la Fiscalía otra serie de pruebas respecto al presunto sabotaje de puertas de seguridad y lanzamiento de piedras al interior del depósito por parte de algunos agentes.

“Indicios suficientes”

En el informe presentado se ven “indicios suficientes” para pensar que estas conductas llevadas a cabo por un grupo de policías locales responden a acciones concertadas con anterioridad, ya que actualmente se encuentran inmersos en unas negociaciones laborales con el Ayuntamiento, y habiéndose cursado supuestas consignas de lucha sindical entre los afiliados a la UPBLA, promoviendo la falta de uniformidad como pretexto para no dar servicio, siendo conscientes de que tal y como recoge el reglamento no es posible dar servicio sino se está perfectamente uniformado, y más aún -considera el informe- cuando hasta el día 29 de abril los agentes habían acudido a la Jefatura perfectamente uniformados.

En concreto, y en base al artículo 28 del Reglamento de Organización y Servicios de la Policía Local, los agentes no pueden ejercer el derecho de huelga, ni acciones sustitutivas del mismo o concertadas con el fin de alterar el normal funcionamiento de los servicios.

Uniformes entregados a los agentes de la Policía Local de El Puerto años atrás.

 

Cronología de los polémicos pantalones

Según explicó el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en El Puerto, la cronología de la falta de pantalones reglamentarios comienza en 2017, cuando el gobierno de aquel entonces, PSOE-IU, destinó el dinero de la uniformidad (unos 90.000 euros) a otros asuntos desconocidos.

Posteriormente, en 2018, se les entregó la uniformidad al completo en febrero de dicho año con el presupuesto de 2018.

En 2019 no recibieron el uniforme y en 2020 se les entregó toda la uniformidad excepto los pantalones porque el presupuesto no daba para todo y se decidió comprar cazadoras de primera calidad para los agentes con el visto bueno de los sindicatos y comprometiéndose el gobierno local a establecer un sistema de puntos y a sacar un catálogo que permita a los policías sacar las prendas necesarias, entre ellas los pantalones.

Finalmente, en marzo de 2020 se decretó el estado de alarma por la pandemia sin que recibieran uniformidad, y estando pendientes de recibirla este año 2021 en cuanto la Intervención Municipal dé su visto bueno a la partida.

Destacan también desde este sindicato que el certificado técnico de los pantalones garantiza una durabilidad de hasta cinco años, habiendo recibido los agentes cuatro pantalones cada uno en 2018, por lo que hasta 2023 podrían utilizarse sin problema según el fabricante.

Por todo ello, entienden, los agentes podrían perfectamente prestar servicio por el momento con la uniformidad al completo, habiendo utilizado el sindicato UPBLA esta excusa para continuar la guerra que tiene abierta con el Jefe de la Policía Local y el equipo de Gobierno, y que estaría dejando en una situación vergonzante al propio Cuerpo de la Policía Local ante la incredulidad de la ciudadanía portuense con cada una de las denuncias cruzadas que se van conociendo.

Anuncio