Print Friendly, PDF & Email

La UPBLA, en un nuevo comunicado, pide al alcalde Germán Beardo “que dé la cara, asuma su máxima responsabilidad como Jefe del Cuerpo y comience a reaccionar ante el cúmulo de despropósitos que se está originando  relacionados con el colectivo  policial de El Puerto de Santa María”. Así lo explican:

En la actualidad desgraciadamente volvemos a la palestra pública al conocerse  la nula presencia  de efectivos en la calle producido por la falta de  prendas  que hace que nuestro Jefe no nos dé servicio,  prohibiendo la salida de cualquier agente a realizar su jornada laboral por carecer de pantalones de uniforme. En este sentido  hacemos un llamamiento reclamando  nuestro deber como  servicio público y  le pedimos al Sr. Alcalde que  deje que los policías locales puedan patrullar y acudir a requerimientos aun con pantalones de calle, hasta que no se solucione el problema de vestuario cómo así se lo están solicitando la mayoría de  los agentes   a través de numerosos escritos a nuestro Intendente Jefe.  Un  problema de suministro de ropa no debe ser sufrido por los ciudadanos,  la prohibición   impuesta por el Jefe  de salir a patrullar  en pantalones de calle perjudica directamente a los vecinos de esta ciudad ya que se  está impidiendo  poder ofrecer  a la ciudadanía de El Puerto, nuestro trabajo policial de seguridad ciudadana, control de ordenanzas  y cumplimiento de las normas de  tráfico, además de poder acudir a los múltiples llamamientos diarios que requieren directamente los ciudadanos.

El sindicato de policías locales  UPLBA mayoritario en la Jefatura,  está dispuesto a asumir   todas las críticas que la ciudadanía tenga que verter ante la falta de efectivos en las calles. Los representantes de los trabajadores de nuestro sindicato,  encajarán cuantos reproches  les achaquen ante la gravedad del problema, pero aun así  creen  en la necesidad  de defender  y dignificar el trabajo del colectivo policial.

De la misma manera  que los agentes de la plantilla están dispuestos a asumir la parte de culpa que les corresponda  de todo lo que está ocurriendo,   piden que el  Alcalde asuma  públicamente su parte de responsabilidad ante  todas aquellas  circunstancias que han llevado al colectivo a  plantarse  y decir, “BASTA  YA”, ante una  situación insostenible,  que se va agravando cada día  sin que el  máximo responsable ESTÉ NI SE LE ESPERE.

Esta situación de HARTAZGO hace que el colectivo policial  necesite de una mayor responsabilidad política para afrontar los problemas, por ello:

Piden al Sr. Alcalde que no se escude  para defender su gestión  en un Jefe de Policía que lejos de mostrar su capacidad profesional para aportar o solicitar posibles  soluciones, se dedica a emplear su tiempo en escribir en las redes sociales diariamente, contestando a diestro y siniestro sobre todo los comentarios relacionado con la Policía Local, incluyendo parte de esta afición a las redes sociales dentro de su jornada laboral, demostrando con ello una total falta de respeto al resto de trabajadores municipales. 

Ese mismo Jefe que lejos de sentirse satisfecho con defender abiertamente la nefasta gestión política, tapando  cada hueco  de ineficacia con mentiras sobre el impecable  estado de la Jefatura y  su perfecto funcionamiento, se dedica después del fin de semana del campeonato de motociclismo, a elogiar  la brillante  actuación de los vigilantes de seguridad privada   y de otros cuerpos y Fuerzas de seguridad, olvidándose intencionadamente  de sus subordinados    al parecer para evadir  su responsabilidad  sobre la falta de policías locales ese fin de semana. Ese mismo Jefe que  ha  demostrado en multitud de ocasiones que lo más importantes para él es quedar victorioso manifestando abierta y públicamente  su ideología  sin importarle el deterioro público  que ocasiona  a la imagen policial,  las innumerables  y continuas  salidas de tono originadas  en distintos medios sociales, cuando ha insultado  a ministros, asesores del Gobierno Central, colectivos  o cualquiera que se le pusiese por delante  por el simple hecho de pensar diferente, defendiendo esta brillante actuación bajo el eslogan de “en mi vida privada y mi tiempo libre hago lo que da la gana”.

Pedimos al Sr. Alcalde que dé la cara y comience a dar soluciones  a los problemas laborales de nuestro colectivo  y que se  deje de buscar aliados mediáticos que le hagan el trabajo de salir a la prensa para hablar de su política,  como por ejemplo  ocurre con la figura del  segundo jefe del cuerpo de Policía, el cual amparado en las siglas del sindicato profesional SPPME, compuesto por él mismo y otro afiliado, se dedica a verter mentiras sobre la realidad de nuestro colectivo, usando los medios públicos  desvirtuando el resto de noticias para proteger la inexistente gestión política e intentar dejar en evidencia lo que es imposible de ocultar,  olvidando  con esas actuaciones la verdadera esencia de lo que es ser representante de los trabajadores, y defender sus derechos. El mismo Segundo Jefe que según le interese usa  esas siglas sindicales como parapeto para atacar de manera desproporcionada al equipo de gobierno o para elogiarlo según convenga. Desgraciadamente nunca  se ha escuchado de esas siglas sindicales reivindicar en esta ciudad derechos sociales, o mejoras laborales. Ese mismo Segundo Jefe que se ha encontrado con tan  dignificable  puesto, no por meritos propios  si no simplemente por encontrarse rota la estructura jerárquica en la escala técnica y  ser el subinspector más antiguo en la escala ejecutiva, convirtiendo ese regalo en forma de cargo de responsabilidad,  en la peor gestión   de la Jefatura,  inventándose normas, leyes o lo que primero se le ocurra para cometer verdaderas  tropelías contra la plantilla,  amparado en unos galones que  dada su ineptitud y su falta de titulación, vaya usted a saber cómo fueron conseguidos.

Pedimos al Sr. Alcalde que se tome en serio a nuestro colectivo y se implique y reaccione ante los  dos requerimientos que ha recibido recientemente desde  Inspección de Trabajo en torno al deplorable estado de las instalaciones policiales, para que subsane las  innumerables anomalías detectadas.

Pedimos al Sr. Alcalde  qué  se preocupe   de dar solución al problema de las comunicaciones, cuyo  mal estado repercute en la seguridad de los ciudadanos y de los propios agentes,  qué   no deje sin investigar lo que verdaderamente ocurrió días pasados en el incendio de la C/ Durango, donde informes internos del Jefe de turno, del Operador de Sala, de los agentes actuantes y de alguno de los agentes componentes de ese turno, contradicen totalmente lo que el Jefe vino a decir en los medios de comunicación al manifestar que todo funcionó perfectamente.

Pedimos al Sr. Alcalde que   atienda de una vez las numerosas peticiones realizadas por escrito en cuanto a la falta de  material, vestuario, limpieza de los vehículos policiales, incumplimiento de los acuerdos, merma brutal de efectivos,  etc.

Pedimos al Sr. Alcalde que    explique a la ciudadanía como deja que la institución policial sea continuamente deteriorada por actuaciones públicas de un Intendente Jefe que hace lo que le da la real gana,  recubierto de un halo de   total impunidad  que le permite realizar un sinfín de verdaderos excesos,  más  acordes conjefaturas de las  Repúblicas Bananeras, fuma en el interior de las dependencias, usa el horario laboral para interactuar  en  facebook,  manda a la ciudadanía  un mensaje de todo vale, cuando   en varias ocasiones a lo largo de su extensa vida profesional,  ha circulado con vehículos de su propiedad sin contratar el seguro obligatorio  ni  haber pasado ITV, usa un vehículo oficial las 24 horas del día sin ningún control municipal, en definitiva un verdadero héroe de lo público.

 Pedimos al Sr. Alcalde que  exponga públicamente  cómo aun sabiendo  que  desde hace más de  una semana no se prestan servicios  policiales  en la calle, no haya movido un solo dedo por  intentar  buscar alguna solución a tan grave problema.

Terminamos este comunicado de la misma manera que lo iniciamos, pidiendo disculpas a la ciudadanía y algo de comprensión a todo aquel que entienda que desgraciadamente  se necesitan actuaciones quizás desafortunadas pero necesarias   para intentar acabar con ciertas prácticas que van en detrimento de todos.

Anuncio