Print Friendly, PDF & Email

EL PUERTO.- Tras ver cómo el número de contagiados por el coronavirus se dispara día a día a lo largo del territorio español con 8.000 contagios y cerca de 300 fallecidos; restaurantes, cafeterías y bares tuvieron que cerrar este domingo de forma obligada, y por las próximas dos semanas, atendiendo a la obligación por el Estado de Alarma decretado por el Gobierno.

Puede acarrear importantes multas económicas e incluso ser delito

Si bien es cierto que gran parte de los comercios y hosteleros portuenses, por responsabilidad y compromiso, cerraron sus puertas días antes; aún quedaban este mismo domingo algunos bares y terrazas abiertas en la ciudad. [El Puerto afronta la crisis del coronavirus sin incidentes reseñables]


En este contexto de alarma e incumplimiento, la Policía Local que se encuentra patrullando día y noche las calles, advirtió y obligó al cierre de varios restaurantes y bares que seguían abiertos.

En total, fueron cinco los bares que la Policía cerró este domingo, incluyendo una cafetería de una gasolinera. Las autoridades recuerdan que las gasolineras pueden estar abiertas para surtir de combustible y otros productos, pero sus cafeterías deben cerrar como cualquier otro local de hostelería. Además, la Policía Nacional también estuvo patrullando las calles, identificando a personas y cerrando bares o terrazas abiertas, una de ellas en Valdelagrana.

Las autoridades recuerdan que el mantener abiertos los bares, restaurantes o cualquier otro comercio no habilitado por el Estado como de servicio básico, puede acarrear importantes multas económicas.

Igualmente, las autoridades insisten en que se mantenga la máxima disciplina en el confinamiento de la población, volviendo a hacer hincapié en que el abastecimiento en los grandes supermercados de El Puerto de Santa María, está garantizado. De hecho, el propio alcalde, Germán Beardo, visitó  las grandes superficies para conocer el estado en el que se encuentran, enviando a la población portuense un mensaje de calma, y una llamada a la compra lógica y necesaria, evitando las compras compulsivas.

Anuncio