Print Friendly, PDF & Email

Intervención de la Policía Nacional.

Un grupo de unos 20 agentes de la Policía Local, básicamente los mismos agentes de siempre convocados por lo que queda del sindicato de Policía Local UPLBA de El Puerto de Santa María, protagonizaron este martes una bochornosa estampa, mientras insultaban y amenazaban a dos funcionarios del Ayuntamiento de Algeciras, que se habían desplazado hasta El Puerto para tomar declaraciones a varios agentes de la plantilla expedientados por el "caso pantalones", que dejó a la ciudad durante cinco meses sin ninguna patrulla de servicio. [Los policías locales sancionados por la "huelga de pantalones" reclaman ahora "diálogo" y no "castigo"]

Los agentes locales, concentrados en la Plaza del Polvorista, lanzaron distintos objetos a los dos funcionarios responsables de la instrucción de los expedientes disciplinarios, a su entrada al Palacio Reinoso Mendoza, sede de las dependencias de Recursos Humanos del Ayuntamiento portuense, abalanzándose hacia ellos a su llegada, llegando a acceder tras ellos al interior del edificio.



Los insultos mediante el uso de la megafonía, coreados por los agentes allí concentrados, se sucedieron durante las tomas de declaraciones a los policías locales expedientados. También se han realizado múltiples alusiones a diversos detalles de la vida íntima de los funcionarios de Algeciras desplazados hasta El Puerto de Santa María. [La vergüenza de El Puerto]

Los hechos ocurrieron en la Plaza del Polvorista.

 

Sin embargo, la actitud de mayor gravedad protagonizada por los agentes concentrados consistió en proferir amenazas directas contra el Instructor de los expedientes, un Inspector de la Policía Local de Algeciras cuyo nombre difundían repetidamente por la megafonía y al que le advertían con frases como: "Imagínate que es lo que te puede pasar con sesenta policías de una plantilla que no es la tuya, imagínate si coincidimos en cualquier pub, en cualquier calle, en cualquier sitio...".

[Audio con las amenazas denunciadas ante la Policía Nacional, por parte de un agente de la Policía Local ya identificado]

 

La tensión requirió que la UIP del Cuerpo Nacional de Policía se desplazara hasta el lugar para custodiar el edificio y proteger a los dos funcionarios a su salida de las dependencias municipales. Finalmente, el funcionario amenazado acudió a la Comisaría a interponer denuncia ante otro nuevo vergonzoso capítulo de estos agentes de la UPLBA, más propio de una mafia que de un sindicato, siendo esta la segunda vez que la Policía Nacional tiene que acudir a pararles los pies.