Print Friendly, PDF & Email

En la tarde de este lunes, Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, que ya presidió este Vía Crucis en los años 1995, 2003 y 2011, será la imagen encargada de presidir el tradicional Viacrucis de cuaresma  en  El Puerto de Santa María.

Traslado de ida

Salida: 19:00h desde la Capilla del Antiguo Hospital de San Juan de Dios. Itinerario: Capilla de Jesús Los Afligidos, Avenida Micaela Aramburu de Mora, Palacios, Plaza de España, San Sebastián, entrada a la Basílica por Puerta del Perdón.

Acompañamiento musical: Capilla Musical ‘Bellcanto’ de El Puerto.

Posterior a la Eucaristía programada a las 20:00 se realizará el ejercicio de Viacrucis por las calles de nuestra ciudad quedando así el siguiente itinerario.

Vía Crucis

Partirá al término de la Misa desde la Basílica. Itinerario: Plaza de España, Palacios, Nevería, Santo Domingo, Plaza Alfonso X ‘El Sabio’, Jesús de los Milagros, Palacios, Avenida Micaela Aramburu y a su templo.

Acompañamiento musical: Capilla Musical Vía Sacra de El Puerto.

La imagen del Señor, estrenará  túnica realizada en terciopelo de algodón color berenjena, y rematada por un encaje de hojillas de oro. Confeccionada por Juana García Cortés y  Rosario Gil Durán.

El exorno floral: calvario de lirios morados y “siemprevivas” del mismo tono. Confeccionado por el Hermano José Ramón Villar Juan.

 

 

A Ntro Padre Jesús de los Afligidos

Aprovechando  la efeméride que viviremos esta tarde en nuestra ciudad, no podía dejar pasar la ocasión, y acordarme de unas palabras de reflexión al Señor de los Afligidos

En una de esas tardes que paseaba por nuestro emblemático Río Guadalete, pude recogerlas en mi cuaderno de apuntes. Decía así:

Caminando muy despacio,

Va cadente y cabizbajo.

Cargando  un madero,

el pueblo se abre a su paso.

 

Señor de la Rivera,

De cabello ensortijado,

¡Quien te impuso esta condena!,

¡Quien te a ata a ti  las manos!.

 

Escuchando las cadenas

De un Nazareno caminando,

Como un yunque que llora

Con lágrimas de Rosario.

 

Caminando muy despacio,

Va cadente y cabizbajo,

Perdonando todas las penas,

de pecadores y desamparados.

 

Bendiciendo nuestras calles,

nuestras casas y barrios.

De carey y plata tú Cruz,

de claveles tu calvario.

 

¿Dime que hay que hacer,

para aliviar tu cansancio?,

Y consolar como San Juan

a tu madre del Rosario.