Print Friendly, PDF & Email

El alcalde y presidente de APEMSA, Germán Beardo, ha indicado que en el Consejo de Administración celebrado con fecha 29 de marzo, se ha aprobado, entre otras cuestiones, la formulación de las cuentas de 2020 donde se han producido pérdidas que ascienden a 73.980 €. Además, se han dado ya los primeros pasos para la contratación del proyecto y ejecución de la obra de construcción del “Tanque anticontaminación y Estación de bombeo de La Puntilla”, un ambicioso proyecto que supondrá una inversión de 6.756.000 euros y un plazo de ejecución en torno a 14 meses.

Los consejeros han sido informados de que la evolución de la Sociedad en 2020 ha sido desfavorable, principalmente por la repercusión del COVID-19 y las medidas que han sido necesarias implementar. También ha influido el hecho de no haberse producido aún la aprobación por parte del Ayuntamiento de las nuevas Ordenanzas para la Prestación Patrimonial de carácter Público no Tributario de Abastecimiento y Saneamiento para 2020. Respecto al volumen facturado a clientes, ha descendido aproximadamente en un 3%.

Además, Germán Beardo ha explicado que se ha aprobado el procedimiento y propuesta de calendario, para la contratación del proyecto y ejecución de la obra de construcción del “Tanque anticontaminación y Estación de Bombeo de La Puntilla” que irá ubicada en los terrenos de la actual Estación de Bombeo de Aguas Pluviales (EBAP), en el paseo José Luis Tejada.



El presidente ha recalcado que dicho proyecto, que se ejecutará con cargo al Canon de mejora local, “es de gran importancia para dar un servicio de calidad y asegurar el correcto funcionamiento de la infraestructura durante los próximos decenios”.  Una vez aprobado por el Consejo, se iniciarán los trámites administrativos pertinentes. En primer lugar, se realizará la convocatoria de dos concursos: uno para la Redacción del Proyecto y Dirección de Obra y otro para la Asistencia Técnica de la Mesa de Contratación. Una vez estén adjudicados, se publicará la licitación de las obras. Se estima que los trabajos comiencen en torno al 15 de octubre y se prolonguen durante más de un año.

Germán Beardo ha subrayado que es “una obra técnicamente compleja, por su ubicación colindante con el rio Guadalete, donde también es fundamental mantener en funcionamiento la infraestructura existente durante la ejecución de los trabajos”.  La  finalidad de esta estación de bombeo de pluviales y residuales, será impulsar las aguas pluviales al río Guadalete, una vez separada la carga contaminante de las primeras aguas de lluvia en el tanque anticontaminación, que junto con las aguas residuales procedentes de la zona baja del casco urbano y Valdelagrana se impulsarán hasta la depuradora de Las Galeras para su correcta depuración.

Este tanque anticontaminación, básicamente es un “tanque de tormentas” reducido que disminuirá de forma importante la posibilidad de las inundaciones que se producen ocasionalmente en los alrededores de la Jefatura de la Policía Local, además de lograr que las primeras aguas de lluvia, que son las que tienen más carga contaminante al arrastrar la suciedad y los residuos de la calle, no  se viertan directamente al río tras un episodio de lluvias.  En situaciones de lluvia intensa, cuando el volumen de precipitaciones supere la capacidad del depósito y únicamente entonces, se desaguará en el río, evitando así la inundación de calles y los problemas de desagües en viviendas. Las aguas que se vierten al río se denominan “grises” y tienen un grado de dilución suficiente para que no sean contaminantes en el medio receptor, cumpliendo con la autorización de vertidos de la Junta de Andalucía.



El primer edil ha señalado que los trabajos consisten en la construcción de un depósito enterrado de gran capacidad, ampliando el existente en la actualidad, desde donde se impulsarán las aguas residuales y las primeras aguas de lluvia con carga contaminante a la EDAR Las Galeras. En el proyecto se contemplará también la reubicación de la estación de bombeo de aguas residuales y pluviales situada en la calle Aurora, que desparece como tal, así como la modificación de los colectores que transportan estas aguas. De esa forma se unificarán en la Puntilla ambos bombeos, mejorando la capacidad hidráulica de la zona y eliminando una infraestructura que está situada junto a las viviendas. Así mismo, a esta ampliada estación de bombeo llegarán también los caudales de los colectores que se ven afectados por el futuro aparcamiento subterráneo que la Autoridad Portuaria tiene proyectado construir a la altura de las calles Los Moros y Valdés.

La red de saneamiento de la zona del casco antiguo de la ciudad es de tipo unitario, es decir, en el mismo colector se recogen aguas residuales de las viviendas y aguas pluviales cuando llueve.  Existen aliviaderos a lo largo de las dos márgenes del río y en distintos puntos del litoral. “Sin estas instalaciones, la red de saneamiento se colapsaría y se producirían inundaciones en la Ciudad, como ocurría en el pasado”, ha precisado Germán Beardo. Estos aliviaderos constan en la autorización de vertidos de aguas  al Dominio Público Marítimo Terrestre otorgado por la Junta de Andalucía (AV-CA 03/95).

Anuncio