Print Friendly, PDF & Email

Los colegios de Doña Blanca y Valdelagrana se encuentran en estos momentos sin portero mantenedor, a la espera de que se cubran las plazas vacantes.

En concreto, y según denuncian desde la comunidad educativa del colegio público Castillo de Doña Blanca, desde el 15 de octubre el centro educativo se encuentra sin portero mantenedor, teniendo que ser la propia directora la que se encargue de atender las puertas del colegio.

De esta manera, explican a este medio, tras acabar el contrato el anterior portero mantenedor, el Ayuntamiento de El Puerto habría encomendado este servicio a otro trabajador del colegio Marqués de Santa Cruz, el cual no siempre estaría pudiendo cubrir el servicio.



De esta manera, y tras solicitar en reiteradas ocasiones una solución definitiva, el centro educativo ha convocado una concentración en protesta para el lunes, 23 de noviembre, a las puertas del colegio, invitando a que se sume a la AMPA y profesorado, toda la comunidad educativa.

CEIP Valdelagrana.

Por otro lado, el CEIP Valdelagrana cuenta con un total de 620 alumnos, 1.212 familiares y 45 profesores. Además de cuatro puertas exteriores, las cuales se abren y cierran varias veces al día, a las que hay que sumar las puertas de emergencias y otras puertas con motivo del protocolo covid. Igualmente, aseguran, están sufriendo actos de vandalismos los fines de semana al no contar con portero mantenedor al tanto.

Educación da su versión

Por su parte, desde el Ayuntamiento de El Puerto, la concejala de Educación, Lola Campos, reconoce que el uso de otros porteros es una situación transitoria utilizada mientras se termina el procedimiento para contratar a los nuevos porteros mantenedores. “De manera transitoria se ha tratado de suplir esta carencia con personal de otros centros, pero evidentemente es una solución pasajera”, apunta Campos, mientras Educación trabaja para concrear lo antes posible las contrataciones.

Además, la concejala explica que se va a poner en contacto directo con los directores de los centros afectados para tratar personalmente la situación. “Entendemos que hay que resolver cuanto antes este problema, y más teniendo en cuenta el esfuerzo que están haciendo desde los centros educativos para afrontar todas las tareas que conlleva la pandemia”, concluye Lola Campos.

Anuncio