Print Friendly, PDF & Email

Ya se ha decretado el nuevo estado de alarma, que entró en vigor en toda España esta misma tarde tras ser publicado en el BOE, menos en Canarias. Ello quiere decir que desde las 23.00 horas de este domingo hasta las 06.00 horas no se podrá salir a la calle sin causa justificada (eso sí, el horario puede cambiar una hora dependiendo de la comunidad autónoma). Pero al igual que en el anterior estado de alarma, existen excepciones al mismo.

Los primeros exentos serían los canarios, ya que en esta comunidad, que ya está recibiendo turistas, no entraría en vigor. Además podrían estar en la calle, según ha explicado el presidente del Gobierno, Pedro Sáchez, aquellos que vayan a comprar medicamentos, ir al trabajo, cuidar a mayores o menores. Aunque, ojo, en el anterior confinamiento y se entiende que éste estos desplazamiento deben estar debidamente justificado. Si no es así, podría ser sancionado. [Así son las nuevas medidas para evitar los contagios con el segundo estado de alarma]



“El estado de alarma es la herramienta constitucional para situaciones extremas y la situación que vivimos es extrema”, dijo en una comparecencia televisada Pedro Sánchez tras reunir de forma extraordinaria su consejo de ministros. En esta reunión, convocada de urgencia en la víspera, el gobierno aprobó la aplicación de un estado de alarma durante quince días pero con la intención de pedir al Congreso una prórroga hasta el 9 de mayo, según explicó el jefe de Gobierno.

Dentro del decreto del estado de alarma, el ejecutivo impondrá un toque de queda nocturno entre las 23 horas y las 06,00 horas en todo el país excepto las islas Canarias, aunque da potestad a las autoridades regionales para avanzarlo o retrasarlo una hora. Este régimen jurídico también permitirá a los gobiernos de las 17 regiones, con competencias sanitarias en España, restringir los movimientos de acceso y salida de sus territorios. [¿Quién se puede saltar el estado de alarma en España? ¿Cuáles son las novedades?]


Las novedades del nuevo estado de alarma:

La nueva declaración del estado de alarma se centra fundamentalmente en una limitación de movilidad nocturna de carácter general, junto a la posibilidad de cerrar la entrada y salida de territorios. Las principales novedades son las siguientes:

— Las comunidades autónomas son las autoridades delegadas de ejecutar su cumplimiento.

— Tras los primeros 15 días de vigencia, el Gobierno llevará al Congreso de los Diputados la prórroga de la vigencia del estado de alarma para los próximos seis meses, hasta el 9 de mayo.

— El Gobierno establece un toque de queda nocturno que limita la movilidad de personas, salvo razones justificadas, desde las 23.00 horas hasta las seis de la madrugada de ámbito nacional.

— Esta prohibición de movilidad en horario nocturno es de aplicación en todo el país, salvo en el caso de Canarias cuya evolución epidemiológica es muy positiva

— Las comunidades autónomas pueden modular la aplicación de este toque de queda, adelantando a las 22.00 horas o retrasándalo hasta las doce de la noche. También lo pueden modificar para que finalice a las cinco o las siete de la madrugada.

— Los gobiernos autonómicos están facultados con el estado de alarma a aplicar un cierre de entrada y salida de todo su territorio o parte de él, con excepciones justificadas para ciudadanos que deban desplazarse por motivos sanitarios, educativos, laborales o cuidados de familiares, entre otros.

— Los gobiernos regionales pueden limitar reuniones sociales que superen las seis personas, salvo que sean convivientes.

— El órgano de cogobernanza entre el Gobierno y las CCAA es el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

— El ministro de Sanidad rendirá cuentas de su evolución cada 15 días.

— El Consejo Interterritorial puede reducir o ampliar medidas en función de la evolución de la pandemia.

— El Ejecutivo del Gobierno es bajar de una incidencia acumulada por debajo de los 25 casos por cada 100.000 habitantes. La incidencia actual es de 368 casos.

Antecedentes

Entre marzo y junio, durante la primera ola de la pandemia, el gobierno declaró el estado de alarma para decretar un severo confinamiento domiciliario en el país y asumir por completo la gestión sanitaria de la pandemia. Desde entonces, la gestión recayó nuevamente en los gobiernos regionales que, sin el amparo que ofrece el estado de alarma, vieron cómo algunas de las restricciones decretadas para frenar la pandemia eran anuladas por el poder judicial.

“Es la herramienta más eficaz para frenar la curva de contagios y mantener a raya el virus”, defendió Sánchez, quien descartó por ahora la imposición de un nuevo confinamiento domiciliario.

Para prorrogar el estado de alarma más de quince días, el gobierno necesita del apoyo del Congreso. Si bien la coalición de izquierdas de Sánchez se encuentra en minoría, puede disponer del respaldo necesario con partidos nacionalistas vascos y catalanes y la formación de centroderecha Ciudadanos dispuestos a extenderlo.

Anuncio