Print Friendly, PDF & Email

 

EL PUERTO.- Este sábado la pequeña portuense Nuria Escobar celebraba su primera comunión, algo triste porque se había suspendido por la crisis del Covid-19. Pero una llamada de su madre, Rosa María González Sánchez a la Policía Local hizo que un día como el de hoy nunca se le olvide. Sorpresa, gorra y diploma… ilusión.


La labor de la Policía Local va mucho más allá de denunciar o multar a los ciudadanos que incumplen con las normativas, y más aún en estos días de desescalada. Se trata de una labor que también cuenta con gestos muy humanos como este, y que son muy agradecidos por los portuenses. [La Policía Local cierra otro local de copas en Vistahermosa abierto en plena fase 1]

Anuncio