Print Friendly, PDF & Email

Ubicada en el Polígono Industrial Salinas San José de El Puerto de Santa María se localiza la multinacional suiza Oetiker, una de las industrias más importantes del mundo desde que en el año 1942 Hans Oetiker patentó la primera abrazadera con oreja del mundo, convirtiendo su invento en una pieza indispensable primero para el sector automovilístico y luego para múltiples aplicaciones y productos habituales en nuestros hogares y vida diaria: electrodomésticos, frigoríficos, lavadoras o cafeteras de cápsulas, pero también otros como mascarillas de gas para la industria médica o la agricultura.

80 años después, tras haber revolucionado el concepto de conexión y fijación de manguitos, tubos y otros objetos, es número 1 y líder mundial en el sector, y sigue siendo una empresa familiar, ofreciendo a sus clientes una amplia variedad en abrazaderas y anillos de materiales muy diversos, además de un surtido completo de acoplamientos de cierre rápido y acoplamientos articulados, sin olvidar las piezas de estampación y conformación.



El alcalde de El Puerto de Santa María, Germán Beardo, acompañado por el teniente de alcalde de Desarrollo Económico y Empresarial, Javier Bello, ha recorrido esta mañana las instalaciones que este gigante empresarial tiene en nuestra ciudad desde mitad de la década de los ochenta, siendo la única planta de España, donde fabrica abrazaderas para el sector del automóvil, con una plantilla de más de 120 profesionales, entre trabajadores directos e indirectos, con una producción diaria de 1,2 millones de abrazaderas para prácticamente formar parte del ensamblaje de todos los vehículos que se montan.

A las puertas de la fábrica.

Además esta multinacional cuenta en la actualidad con 14 plantas más de producción distribuidas por diferentes países a lo largo de tres continentes, y está presente en más de 30 países, siendo líder mundial en soluciones de conexión de gama alta para la industria de automoción y para aplicaciones de alta calidad en diferentes sectores industriales: abrazaderas, anillos, correas, conectores rápidos de alta calidad que abarcan desde aplicaciones en el tren motriz y el sistema de transmisión hasta aplicaciones médicas.

Germán Beardo ha señalado el orgullo que supone para El Puerto de Santa María ser sede de esta fábrica referente, con 80 años de trayectoria, consolidación y continuo crecimiento, que fortalece nuestro tejido industrial creando economía y empleo no sólo en el corazón de la Bahía sino también en la provincia. “Empresas como Oetiker son la mejor garantía para el futuro de la ciudad, que sigue poniendo en valor su ubicación estratégica privilegiada para captar nuevas inversiones que nos posicione como referente industrial de primer orden.