Print Friendly, PDF & Email

El concejal de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, David Calleja, ha presentado la Pieza del Mes del Museo Municipal, una balanza de precisión de principios del siglo XX fabricada por la empresa Albert Rueprecht&Sohn, perteneciente a la farmacia del antiguo Hospital de San Juan de Dios. Calleja ha estado acompañado por el director del Museo, Miguel Ángel Caballero, los técnicos del mismo Consuelo Ramírez y Juan José Delgado y la profesora asociada del Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, Consolación Martínez García.  

El edil subrayó que la pieza expuesta ha experimentado una intervención en el Centro de Restauración del Museo Municipal, indicando que, una vez finalicen las obras de adecuación del Hospitalito, el inmueble mostrará fondos municipales pertenecientes al antiguo Hospital.

David Calleja invitó a los ciudadanos a visitar las dependencias de la Ermita de Santa Clara, un edificio que calificó de “espectacular”,para contemplar la Pieza del Mes, así como las redes sociales, tanto Instagram, como Facebook, como la web municipal, recordando que la visita, de carácter gratuito, puede realizarse de lunes a viernes de 10:00 a 13:00 horas.



La profesora asociada del Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, Consolación Martínez García, explicó que el autor de la Pieza del Mes, Albert Rueprecht, fue un prestigioso fabricante vienés de equipos de pesaje de alta precisión que fundó un pequeño taller en Viena en 1858 y alcanzó gran prestigio en la producción de balanzas para varias ramas de la industria y la ciencia, entre ellas la farmacia.

Martínez comentó cómo en 1904 su hijo se unió al negocio y la empresa pasó a llamarse Alb. Rueprecht & Sohn, detallando que, desde que existe la farmacia como profesión, los boticarios necesitaron dotarse de un material específico para la elaboración artesanal del medicamento, de manera que las reboticas atesoraban un botamen para el almacenamiento de la materia prima consistente en drogas de los tres reinos y un utillaje conformado por morteros, matraces, malaxadoras, molturadoras, moldes para formas farmacéuticas, crisoles, retortas, calentadores, etcétera, material en el que las balanzas brillaban con luz propia. 

La profesora Consolación Martínez expuso a los asistentes que en las reboticas o en los laboratorios de elaboración, como podía ser el de la farmacia del Hospital de San Juan de Dios, solían encontrarse tres tipos de balanzas que los libros de práctica operatoria consideraban esenciales: la balanza ordinaria para pesar cantidades grandes (de 10 g a 4 o 6 Kg), la de prescripciones o farmacéutica, que era sensible de 1 cg hasta 15 o 20 g, y, por último, la balanza analítica o de precisión para pesar mg y sus fracciones.

Martínez García resaltó que, hasta la implantación del Sistema Métrico Decimal, que tuvo lugar en nuestro país en virtud de la Ley de Pesos y Medidas de 1849, existía en el campo farmacéutico un sistema de pesos estrictamente medicinal, válido para toda España desde el Renacimiento. La profesora especificó en su disertación que, de las 36 farmacias existentes en El Puerto, solo dos hacen formulación magistral.

El director del Museo Municipal, Miguel Ángel Caballero, agradeció a Consolación Martínez, a quien definió como “una especialista en la que confluyen las facetas de científica e historiadora”, su rápida disponibilidad para presentar la Pieza y la claridad expositiva desplegada.