Print Friendly, PDF & Email

Recientemente se ha producido el cambio de concesionario del antiguo tinglado portuario ubicado junto a la Plaza de las Galeras de nuestra ciudad, más conocido como “La Cristalera”, dejando ocultos una serie de elementos históricos y paneles expositivos que recrean y explican el pasado de nuestro Muelle de las Galeras.

En este contexto, desde la asociación Betilo critican que “no sólo está tapado, sino que además está abandonado a su suerte como puede verse en las imágenes, en este caso a su mala suerte”.

Cabe recordar que en el año 2012 la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de El Puerto ejecutaron trabajos de recuperación y rehabilitación de piezas históricas que recreaban el pasado del muelle de las Galeras. Un muelle de carga que en el siglo pasado registraba una intensa actividad industrial y portuaria.



Destacar que uno de los elementos más importantes fue la recuperación de la grúa, anterior a la década de los años 20 del pasado siglo. Junto a la grúa se instaló un panel explicativo y se colocaron tres botas de vino cedidas por Bodegas Osborne, contiguo a la grúa en representación de la que era la carga tradicional que a diario se realizaba en el muelle portuense, cerrándose con una reproducción de una barandilla de hierro.

Unos metros más allá y al lado de la Fuente de las Galeras, se encuentra un tramo de barandilla de hierro original de la época, así como una farola de gas de finales del s. XIX junto a un noray/bolardo al uso para el amarre de los barcos, que forman un conjunto inestimable para el patrimonio portuense. Todo ello junto con el cobertizo de hierro, antiguo almacén cubierto inaugurado por Obras Públicas en 1922.

Betilo, en octubre de 2020 y tras el cese del anterior concesionario y debido al estado de deterioro y abandono del lugar, solicitó a la Autoridad Portuaria tanto la recuperación como rehabilitación de las piezas y del espacio expositivo en previsión de lo que pudiese pasar con dicho lugar ante un nuevo concesionario.

La Asociación entiende que “tanto la actividad que se desarrolla en dicha zona por el nuevo concesionario, como este espacio expositivo relacionado con la historia de nuestra actividad marítima y portuaria no son incompatibles”. Pero eso sí, solicitará a las Administraciones competentes (Autoridad Portuaria y Ayuntamiento) que se vuelva a recuperar su acceso, visión y disfrute de todos sus elementos de manera libre por todos los ciudadanos y visitantes. Y que se mantenga la vigilancia debida en el tiempo, sobre este patrimonio cultural y etnográfico portuense.