Print Friendly, PDF & Email

Esta misma semana se ha rubricado un contrato privado de compra venta de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad por parte de un inversor alemán, que estaba pendiente desde hace meses de la aprobación del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Conjunto y Entorno histórico para formalizar un proyecto que inicia la revitalización y dinamización del centro.

La finca localizada al lado de la Plaza Alfonso X El Sabio será rehabilitada para llenarse de nuevo de vida

Se trata del Palacio O´Neale, propiedad de la sociedad de Luis Caballero, ubicado en la esquina entre Santo Domingo y calle Larga, una casa blasonada con siglos de historia tanto en sus muros como en sus orígenes, edificada por Patricio O’Neale, que fue un cargador a Indias, de origen irlandés, que afincó en El Puerto de Santa María una de sus residencias ubicada en la calle del Convento de Santo Domingo. Su blasón familiar todavía se refleja sobre el dintel de la puerta principal, recuerdo de que su saga obtuvo en el año 1776 el estatuto de hidalguía.


El alcalde Germán Beardo.

Una finca localizada al lado de la Plaza Alfonso X El Sabio que será rehabilitada para llenarse de nuevo de vida, cuidando el rico patrimonio de sus muros pero adaptando su interior -con una superficie construida de 1540 metros cuadrados- a las necesidades de una vivienda actual del siglo XXI, convirtiéndose en un plurifamiliar.

Por su parte, el alcalde Germán Beardo señala que “es evidente que El Puerto ha iniciado su recuperación despertando interés no sólo dentro de nuestra geografía, sino también haciéndose hueco en el mapa internacional que hasta ahora era copado por ciudades como Mallorca o Málaga, receptores de inversiones provenientes de Alemania”. Así, Beardo entiende que “el anuncio de la aprobación definitiva del Peprichye ha comenzado a generar confianza y certidumbre en los inversores, lo cual ahora se confirma con la formalización de operaciones importantes de capital que ven en el centro de El Puerto una oportunidad única para asentarse en la ciudad e impulsar proyectos de calado”.

Como segunda residencia de un empresario alemán

La compra venta del Palacio O´Neal, que se convertirá en segunda residencia de un empresario alemán de reconocido prestigio en su país tanto en el mundo de la aviación con escuelas de pilotos como en el sector de las instalaciones de hospitales privados, con un volumen de negocio que podría rondar los 1.200 millones de euros, pone de relieve este cambio de tendencia que será un revulsivo importante para dotar de vida el centro, ya que su objetivo es pasar largas temporadas en la ciudad y emprender distintos proyectos empresariales con nuevas inversiones en el centro, que generarían riqueza y empleo en un futuro a medio y largo plazo, con la adquisición de otros edificios emblemáticos que ya ha estado mirando en distintos enclaves junto a su arquitecto y su responsable de inversiones en España.

La aprobación definitiva del Peprichye permite que este empresario pueda ahora convertir una vivienda unifamiliar en plurifamiliar o la realización de un aparcamiento subterráneo en su finca, por poner algunos ejemplos. Cuestiones que hasta ahora eran inviables.

Anuncio