Print Friendly, PDF & Email

Manuel, un repartidor de pan que trabaja en El Puerto de Santa María, se encontró el pasado viernes con que alguien de forma fraudulenta había realizado una transferencia bancaria -usando su cuenta- de 3.000 euros sin su consentimiento, quedando así su cuenta corriente prácticamente a cero.

Según explica el afectado a este medio, tras previa denuncia en la Comisaría de la Policía Nacional, se dio cuenta de lo ocurrido cuando desde su seguro le llamaron por teléfono alertando de falta de dinero en su cuenta bancaria en CajaSur para hacer frente a un pago.



Así, y tras detectar Manuel la transferencia realizada, acudió a su banco a pedir explicaciones. Allí le informaron que dicha transferencia se había realizado desde la banca online, por lo que Manuel teme que alguien podría haberle hackeado el teléfono móvil o haber tenido acceso a su contraseña de alguna manera fraudulenta.

Según Manuel, el banco que recibió la transferencia es Bankia, con oficina en Camas (Sevilla), estando a la espera de que la Policía Nacional lleve a cabo las diligencias pertinentes, toda vez que se tienen los datos de la cuenta receptora.

Por su parte, y a la espera de solución, Manuel achaca lo ocurrido a un fallo de seguridad del banco, “yo en ningún momento le he dado la clave a nadie, solo la tengo yo, y conozco además otros casos en los que ha pasado algo similar”, lamenta. Además, asegura que tras ponerse en contacto con su banco, le respondieron que no se hacen cargo de lo sucedido hasta que la Policía Nacional complete su investigación y se aclare lo sucedido, por lo que se ha quedado en una situación económica muy delicada sumada a la ya de por sí grave situación provada por la Covid-19, y con las navidades a la vuelta de la esquina.

Anuncio