Print Friendly, PDF & Email

Si fuera tan sencillo como decirlo, la cosa no sería un problema. Aun así, nos enfrentamos a una situación de la que, aunque no creamos, tenemos más experiencia de la que creemos.

Nuestro mundo, nuestro entorno, sobre todo el más reciente, no se ha enfrentado a grandes situaciones, situaciones en las que era fácil perder la calma a niveles mundiales.

Sin embargo, este mundo también tiene una amplia experiencia en el mundo del cine. Si hacemos memoria, en la historia del cine, la humanidad ha perdido siempre por perder la calma, la histeria colectiva, los barruntos de la cabeza que van más allá de lo real, la creación infundada de grandes males y dragones, y sobre todo, la toma de medidas apocalípticas, ajenas a la realidad, son la principal batalla.

Lo que hoy ocurre es muy grave, y es grave porque nos enfrentamos al colapso sanitario, porque el virus parece incontrolable, y la única forma de pararlo es evitando el riesgo.

Aun así, hay cientos, miles, millones de personas que tienen que seguir trabajando para que todo siga funcionando; aun así, lo que menos ayuda en estos momentos es el pánico, la histeria.

El miedo siempre ha sido en la historia de la humanidad su gran enemigo, y cuando ese miedo es colectivo, se convierte en un monstruo capaz de vencer a todos.

Las medidas que se adoptan no son por el holocausto mundial, no vamos a morir todos, ni esto supone el principio del fin. Pero el enfrentarse a ello como si todo eso fuera así, solo conseguirá que en lugar de 15 días, esto dure dos meses, porque si de algo estoy seguro, es de que esto no es más que un problema más, colectivo, mundial, y que dentro de unos años se estudiara en los libros de historia.

De nosotros depende que ocupe solo un párrafo o un capítulo entero… MANTENGAMOS LA CALMA, trabajemos para que esto no se pare y disfrutemos de la casa en lugar de nuestro bello entorno hasta que todo se calme.

 

Sean responsables

Por concienciación cívica y responsabilidad, las autoridades locales recomiendan a la ciudadanía portuense, y visitantes que han llegado de zonas infectadas, que se queden en sus casas y alojamientos y solo salgan a la calle para lo imprescindible.

Además, se recuerda y se garantiza desde las autoridades y grandes superficies que el abastecimiento de alimentos y productos de primera necesidad está asegurando. Eviten las aglomeraciones, eviten las largas colas en supermercados focos de posibles contagios.

Compren con lógica lo necesario, y acudan también a sus tiendas de alimentación más cercanas o al Mercado de Abastos de El Puerto de Santa María, donde las colas son mucho menores y se pueden encontrar todo tipo de productos de primera necesidad y de gran calidad.

Manténganse, dentro de todo lo posible, confinados en su domicilio hasta nuevo aviso, solo saliendo a la calle para realizar sus compras de alimentos, medicamentos o para necesidades básicas. Y ante todo, calma.

Anuncio