Print Friendly, PDF & Email

Agentes de la Policía Local de El Puerto han conseguido esta semana detener la ocupación de una vivienda en el casco histórico recientemente rehabilitada, gracias a la colaboración ciudadana y su rápida intervención.

Los hechos acontecieron en la noche del miércoles, cuando a las 23.25 horas se recibió aviso en la sala del 092 de un vecino que alertaba de que cuatro personas habían roto la puerta de un inmueble sito en la calle Los Moros, colindante al Archivo Municipal y la Bodega de Osborne, introduciéndose en la vivienda.

Los agentes se trasladaron al lugar de forma inmediata, corroborando que efectivamente la puerta estaba forzada, pero cerrada. El vecino les confirma que los autores del allanamiento siguen en el interior, comprobando efectivamente que se escuchan voces de varias personas al otro lado y que están presuntamente manipulando la puerta desde adentro.  En ese momento llega otra patrulla de Policía Local con 3 agentes más, sumándose a la pareja que ya se encontraba en la zona.



Tras comprobar que no hay ninguna otra entrada o salida al inmueble, los agentes toman posiciones, en el exterior de la vivienda y en la esquina de enfrente por si alguno de los infractores sale huyendo,  y esperan rodeando el edificio para sorprenderlos a su salida.

A los pocos minutos abren la puerta. Efectivamente estaban cambiando la cerradura  y la abren para terminar el trabajo, momento en el que los agentes los interceptan, evitando que cierren la puerta y los sacan del inmueble; informándoles que se trata de una usurpación de bien inmueble flagrante y que por tanto pueden actuar para evitar que se consuma el delito y recuperar el bien afectado.

Los cuatro individuos son naturales de Madrid, con múltiples antecedentes penales, y admiten que acababan de entrar partiendo la puerta y se encontraban cambiando la cerradura a fin de apropiarse del edificio. Uno de ellos de hecho portaba una bolsa con un juego de cerraduras, tornillos y herramientas.

El edificio pertenece a un particular también natural de Madrid, que se lo ha comprado recientemente a una entidad bancaria. Tras ser identificados, se les informa de que los hechos son constitutivos de un delito de usurpación en concurso con un delito de daños, y por tanto serán denunciados ante la autoridad judicial, además de advertirles que en caso de volver a intentar de ocupar el inmueble, podrían incurrir en un delito de desobediencia, quedando conformes.

El inmueble fue cerrado por los agentes, para posteriormente informar al propietario a los efectos que procedan.