Print Friendly, PDF & Email

Noche de viernes y reencuentro de la afición taurina portuense para asistir a la inauguración de la exposición "Los colores del toreo" que imprime cultura y arte a los bodegones 10 y 11 de la Plaza de Toros de El Puerto, que mantienen el espíritu de la tauromaquia en sus distintas vertientes, también las artísticas y plásticas, más allá de la temporada taurina para nutrir y preservar el mundo del toro que se expresa de distintas maneras, también a través de los pinceles de los artistas, y que llenan de actividad y de vida el espacio cultural taurino "De Sal y Oro" a lo largo de todo el año.

Un total de doce obras de arte que son una docena de instantes que rememoran lo que pasa en un ruedo de toros para perpetuarse en el tiempo, pero que también se paran en el antes y el después, llenando la retina del aficionado que así puede rememorar la pasión que emerge en un coso taurino, que suma sentimientos y detalles, transmitiendo sensaciones y pellizcos.



Hasta el 16 de septiembre, de lunes a viernes de 18.30 a 21.00 horas, se podrá visitar la muestra de Soledad Pedregosa, joven portuense, que con tan solo 20 años ha captado máximo interés con sus lienzos taurinos en esencia, donde ha volcado corazón y alma a través de distintas técnicas, con una destreza más que admirable: acrílico sobre lienzo, grafito y carboncillo y tiza pastel, cubren las paredes de uno de los espacios más dinámicos de la centenaria Plaza Real.

Por su parte, el concejal de la Plaza de Toros, César de la Torre, acompañó en la noche del viernes a la artista en su primera exposición en solitario, convencido que será el inicio de una brillante trayectoria que sólo acaba de comenzar. César de la Torre, junto a la gran familia de Sal y Oro, fue el encargado de abrir al público esta exposición de Pedregosa, que refleja que hay savia nueva y que los toros siguen despertando interés.

Un muestra de detalles que a veces el ojo del aficionado no percibe y que gracias a la retina y los lienzos de Pedregosa ahora podemos rescatar y volver a disfrutar admirando desde una chaquetilla de torero a escenas que el público en general "no ve del toreo": un torero a medio vestir antes de salir a faenar o un mayoral, pasando por retratos de jóvenes novilleros como Víctor Barroso, que también se sumó a la inauguración, o toreros que van consagrándose como Pablo Aguado o maestros eternos como Manolete.