Print Friendly, PDF & Email

La barriada portuense de José Antonio desaparecerá totalmente a final de este año, cuando culminen los trabajos de demolición del último edificio que queda en pie, un bloque con tres portales y 24 viviendas en su interior, último vestigio de esta promoción de viviendas situada en el Barrio Alto de El Puerto de Santa María, que ha sufrido un progresivo deterioro a lo largo de las últimas décadas como consecuencia de las ocupaciones ilegales y las actividades delictivas en sus viviendas, hasta convertirla en un importante foco de conflictividad social.

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio que dirige Marifrán Carazo ha adjudicado a la empresa Transportes Santiago Rodríguez Gelo S.L., por 66.684 euros, los trabajos de la tercera y última fase de demolición, que afecta a los números 1, 3 y 5 de la calle Doctor Fleming. Las tareas de derribo comenzarán en la segunda quincena de noviembre, con un plazo de ejecución de cinco meses. La actuación, promovida por la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), se ejecutará con el fomento de personas en situación o riesgo de exclusión social y el uso de materiales reutilizados



La demolición del último edificio en pie de la barriada José Antonio se llevará a cabo después de que a principios del pasado mes de junio se ejecutara la segunda fase, en la que se echaron abajo 48 viviendas de los portales 1, 3 y 5 de la calle Doctor Pasteur y de los número 40, 42 y 44 de la calle Cervantes. El derribo de José Antonio se inició en diciembre de 2018, con los portales 2, 3 y 4 de la plaza de la Esperanza, que albergaban 24 viviendas.

La intervención que se acaba de adjudicar acabará con una barriada construida en 1957 que ha ido experimentando un considerable deterioro con el paso de los años. La degradación física y social de este ámbito motivó la intervención del Ayuntamiento y de la Junta de Andalucía, que en los últimos años han venido trabajando en estrecha colaboración para sacar adelante la actuación.

La desaparición de la barriada es consecuencia del acuerdo firmado en 2002 entre el Ayuntamiento de El Puerto de Santa María y la Junta de Andalucía para intervenir en dicho ámbito mediante un Plan Especial de Reforma Interior (PERI) y una vez construidas en la zona próxima de Santa Clara las 125 viviendas promovidas por la Administración autonómica y otras 65 a iniciativa del Ayuntamiento portuense, que también se contemplaban en dicho acuerdo.

Con esta actuación, y una vez realojadas las familias titulares de las viviendas de José Antonio, se cumple el doble objetivo de mejorar las condiciones de vida de los vecinos y de liberar un suelo ubicado en un lugar estratégico de la ciudad -en la zona alta y muy próximo al centro histórico- para el futuro desarrollo de nuevos proyectos urbanísticos.