Print Friendly, PDF & Email

Desde la representación laboral de los trabajadores del servicio de vigilancia, salvamento y socorrismo, queren mostrar “su desamparo”. Según explican, ha sido una “funesta gestión política por parte de Marina Peris, como concejal delegada de seguridad, y Germán Beardo como máximo responsable de la seguridad en nuestras playas, el cual un año más, vuelve a incumplir sus promesas”.

Es conocida la esperpéntica gestión del equipo de gobierno en el servicio de socorrismo, el cual no entró en vigor hasta el 13 de agosto. Independientemente de esos errores tan dañinos para la ciudadanía y para el prestigio de la ciudad, a nosotros, como trabajadores de la plantilla, se nos prometieron 108 jornadas de servicio, y aunque la temporada de playa finalizase el 30 de septiembre, se buscarían alternativas para que pudiésemos mantener nuestros puestos de trabajo, ya fuese manteniendo un servicio mínimo en playas durante el otoño y alternarlo con labores complementarias en materia de seguridad, o impartición de cursos de prevención o primeros auxilios en colegios u otros organismos.

Esa promesa, de la que damos fe los 33 trabajadores de la plantilla, fue repetida hasta en tres ocasiones por Marina Peris. Ayer, en el pleno del Ayuntamiento, cuando gracias a una moción de urgencia del grupo político Unión Portuense,  que nos permitió que se escuchara nuestra voz, nos pudimos enterar que esas promesas de respetar las 108 jornadas durante este año no se van a respetar.

Para comenzar la moción de urgencia, en la que solo solicitábamos información al gobierno, fue votada en contra por el PP y Cs, hecho que demuestra una desvergüenza absoluta, ya que intentaron bloquear el debate de esta moción y por lo tanto evitar dar explicaciones en público. Suerte que el gobierno está en minoría y toda la oposición voto a favor sino, no se podría haber debatido, demostrando que no tenían voluntad alguna en dar explicaciones. ¿Y qué explicaciones ofrecieron Marina y el propio alcalde? pues que las 108 jornadas del contrato sí se van a dar, pero que se terminarán de dar la temporada de verano del año 2022.

Al principio nadie entendía que significaba esto, ni los propios grupos de la oposición daban crédito a la fórmula que habían establecido empresa y gobierno para salvar el contrato, pero que a su vez dejaba tirado a los 33 trabajadores.

Marina Peris prometió a toda la plantilla que los 108 días de la licitación se iban a realizar este mismo año. Tal promesa, hizo que los trabajadores del servicio de salvamento y socorrismo, rechazaran otros trabajos, o incluso abandonaran en el que ya estaban trabajando. Durante los servicios mínimos ofrecidos durante los cuatro contratos menores, los trabajadores del servicio de salvamento y socorrismo hicimos lo que buenamente podíamos, incluso nos llevábamos, dando muestra de nuestra profesionalidad , un botiquín personal, ante la falta de materiales, todo ello para dar un servicio medianamente eficiente con los pocos recursos con los que contábamos, pero además con el aliciente de que la licitación de 108 días se iba realizar en este mismo año una vez se terminarán los contratos menores.

A día de hoy, no solo nos vemos en la más absoluta precariedad, sino  que el próximo día 30 de septiembre la empresa pondrá a toda la plantilla de patitas en la calle, y todo ello,  por creer en las promesas de Marina Peris y Germán Beardo, que se comprometieron, en reiteradas ocasiones y delante de toda la plantilla que, los 108 días de la licitación se iban a trabajar este mismo año, que se reestructuraría el servicio. Los trabajadores del servicio de salvamento y socorrismo nos sentimos engañados por el Partido Popular, pues según va pasando las temporadas, y este servicio que debe ser máxima prioridad para el gobierno, en El Puerto se va precarizando, a costa de poner en riesgo la seguridad de portuenses y visitantes, y en detrimento de nuestra labor profesional y condiciones de trabajo”.

Anuncio