Print Friendly, PDF & Email

El fin de semana de Motorada en El Puerto de Santa María, atípico por las restricciones vigentes por la Covid-19, ha dejado buenos datos entre la hostelería portuense que ha recibido a una gran cantidad de visitantes –principalmente el sábado– en busca del ambiente motero y de las playas portuenses.

Con la apertura perimetral decretada por la Junta de Andalucía, se ha notado en la ciudad la llegada de moteros de distintos puntos de la comunidad, muchos de ellos de Sevilla, aprovechando también que el 2 de mayo Día de la Madre coincidía con el GP de Motociclismo de España en Jerez, lo que igualmente ha favorecido a bares y restaurantes portuenses –principalmente los del centro y Valdelagrana– que han recibido este fin de semana un balón de oxígeno con el que continuar con su largo caminar por el túnel en el que se encuentran en plena crisis del coronavirus.



La nota negativa del fin de semana se volvió a registrar –como en otros años– en la antigua Nacional IV, en el tramo entre el centro comercial El Paseo y la barriada de El Tejar, donde se registraron importantes aglomeraciones de personas, así como moteros llevando a cabo conducciones temerarias.

Comprando flores en la Plaza Juan Gavala este domingo por el Día de la Madre. / EA

De hecho, el sábado por la tarde, en torno a las 18:30 horas, se produjo incluso una detención por parte de la Policía Nacional, que tuvo que intervenir ante las maniobras temerarias que un motero –con la matrícula tapada– estaba realizando poniendo incluso en peligro la vida de las personas que se encontraba en la zona, incluyendo a algunos menores.

Sea como fuere, y con la Policía Local de nuevo en medio de una protesta –esta vez por falta de pantalones en su uniforme–, lo cierto es que desde el punto de vista de la hostelería el fin de semana ha sido positivo, no habiéndose registrado además accidentes de gravedad.

Anuncio