Print Friendly, PDF & Email

El teniente de alcalde de Comercio del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, David Calleja,felicita a la cafetería bar “El Mercado” por su iniciativa solidaria de recoger alimentos no perecederos para entregarlos posteriormente a las monjas del Convento del Espíritu Santo y ayudar así a las familias más necesitadas de la ciudad.

El edil destaca que la cafetería, sita en la calle Abastos, 5, regentada por José Herrera, haya iniciado el pasado día 22 una campaña de recogida de alimentos que se extiende hasta el 22 de diciembre y a la que, respondiendo a la invitación cursada por Herrera,se han adherido los establecimientosCrazyvaper+18, frutería Kike, pollería Miguel, pescadería Julio e hijos, Energyum Sport Abraham y Hugo Paz, Evil Look Tatto, chuches Las Campanas, papelería El atril y peluquería Guap@s. Calleja subraya el hecho de que los comerciantes de los negocios citados “piensenen las personas desfavorecidas en momentos en los que suspropiosnegociossufren las medidas adoptadas con motivo de la epidemia de Covid-19, que suponen una merma en sus actividades”.



Calleja reseña que la iniciativa elija a las monjas del Convento del Espíritu Santo “al entender que su labor humanitaria es un referente en la pandemia por la que atravesamos”, y anima a colaborar en la propuesta, a la que se une la concejalía de Comercio, depositando los alimentos, entre los que “sería bueno que se encontraran productos típicamente navideños”, así como de limpieza, en los espacios destinados al efecto.

El teniente de alcalde del área considera de recibo que los portuenses ayuden participando en la iniciativa, máxime ante la cercanía de las fechas navideñas, en las que se intensifican las necesidades en las familias sin recursos.

José Herrera, propietario de la cafetería – bar El Mercado, ha declarado que pensó en esta campaña “porque con la situación que estamos atravesando resulta necesario ayudar a las familias más necesitadas y queríamos aportar nuestro granito de arena”. “Pensamos en las hermanitas ya que sabemos que reparten numerosas comidas, desde la perspectiva de que entre todos haremos mucho”, reseña Herrera, quien apunta que llevaba “varios días pensando en poner en marcha esta acción” y agradece la adhesión de los establecimientos a los que personalmente invitó a sumarse a la recogida, dejándoles el cartel y proponiéndoles que él mismo se encargaría de pasar por los mismos a recoger las donaciones y trasladarlas a su local para, finalmente, hacérselas llegar a las monjas.

José Herrera afirma que, aunque aún llevan pocos días con la actividad, “se está notando la solidaridad ciudadana”. “Organizamos las donaciones por tipos de productos. Ponemos mucha ilusión y empeño para que todo salga bien. Resulta bonito ver cómo los ciudadanos se involucran”, concluye.

Anuncio