Print Friendly, PDF & Email

El joven talento portuense Sergio Chaves volvió a demostrar lo que vale en la noche del pasado viernes en el escenario de La Voz, en Antena 3, brillando con una gran interpretación de 'Terriblemente cruel' de Leiva en los Asaltos.

El portuense de 23 años, que triunfó la semana pasada con su interpretación de 'La llorona' siendo elegido por Pablo López, volvió a subir al escenario guitarra en mano con una gran voz y un estilo único y especial, para orgullo de sus padres que se encontraban entre el público apoyándolo.



Pablo López y Sebastián Yatra mostraron su admiración por Sergio. “Tú que has soñado literalmente dentro de un karaoke -criado prácticamente en uno- deberías aspirar a soñar de a poquito, sueña pequeño que la liarás”, le llegó a decir Pablo López. Un Sergio que estuvo algo más nervioso que en su anterior actuación, pero aún así maravilloso: "Estabas medio asustados, detrás de las gafas... Pero hasta tu susto da miedo. Sueña Sergio", le dijo Pablo López. Mientras que Sebastián Yatra le dijo directamente que "me gustaste desde el principio. Eres realmente especial. Me gustaría verte seguir hacia delante". Finalmente, Pablo López y Sebastián Yatra eligieron de los cinco candidatos de su equipo a Roger Padrós, para pasar a la batalla final.

Por suerte, Antonio Orozco -bien aconsejado por Mala Rodríguez- tras alucinar con la maravillosa actuación de Sergio Chaves no pudo resistirse a perder al talento portuense, robándoselo a Pablo López. "Tiene talento, sale con su guitarra y es un perfil que me gusta mucho de artista", confesaba Orozco ante el robo. "Me llamó la atención mucho él, vi que era diferente y pensé en él porque podía darnos muchas sorpresas. Me pareció distinto. Qué emoción", añadía Mala Rodríguez ante su nuevo adquisición. "Me alegro mucho que se quede Sergio porque tenía muchas ganas de quedarse aquí", respondía Pablo López al ver que se quedaban con él en el otro equipo. 

Sergio Chaves no dudó y aceptó cambiarse al equipo 'Orozco', en un nuevo paso hacia la final, “poquito a poco, soñando pequeño”, como le aconsejó Pablo López.