Print Friendly, PDF & Email

 

EL PUERTO.- Las Secciones Sindicales del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María (CCOO, CSIF, UPBLA, STMA y UGT) convocaron en la mañana de este miércoles a la plantilla a una concentración de protesta en la puerta del Consistorio portuense en la Plaza de Isaac Peral, continuando así las protestas que ya han realizado en ocasiones anteriores, la última el pasado 24 de agosto.

Según denuncian, se acumulan retrasos en algunos pagos desde mediados de 2019

Según explica Juan Domínguez, presidente de la Junta de Personal del Ayuntamiento portuense, “llevamos desde hace tres años con concentraciones periódicas debido a los incumplimientos de convenios y por los atrasos continuados en los pagos de las nóminas, así como de otras cantidades que se deben a funcionarios en concepto de retribuciones y aumentos que corresponden según convenio desde mediados de 2019 en muchos casos”.



De esta manera, los sindicatos exigen “la modificación del Plan de Ajuste para salvar puestos de trabajo; el retrasos del cobro de anticipos y nominas; retrasos en los pagos de las ayudas sociales; superiores categorías; cobro de horas extras (de 2018, 2019 y 2020); la subida del 2% en los salarios; o las promociones de los Grupos E-14 y Auxiliares Administrativos, que con todo aprobado en Pleno no se terminan de realizar”.

En la Plaza Isaac Peral, nueva concentración este miércoles. / P.P.M.

Además, reclaman “las jubilaciones del personal laboral, ya que tenemos cuatro compañeros que ya se tenían que haber jubilado forma parcial”, así  como “negociaciones de la RPT; bases de provisión de destino que no se terminaron de aprobar; modificación del reglamento de las Bolsas de Empleo; o el vestuario laboral de 2020, que según convenio se debe entregar en marzo y todavía no ha salido la licitación pública”. Además de “la oferta de empleo público para dar estabilidad el personal interino”.

Por otro lado, añaden que “a todo esto se le suma el deterioro progresivo de las condiciones laborales, con la pérdida de más de 140 puestos de trabajo y sin saber cuántos más se perderán hasta 2023. Ello está ocasionando que todos los empleados tengan una mayor carga de trabajo, ya que tienen que hacer su tarea, más la parte del compañero que ya no está”.

Finalmente, “la demora en la fiscalización de las RC, que obliga a tener que hacer varias veces el mismo trabajo y en algunos casos a no poder realizar lo solicitado, por no cumplir los plazos administrativos”.

Por su parte, la concejala de Personal, Marina Peris, ya explicó días atrás que el equipo de Gobierno apoya estas concentraciones de los trabajadores municipales, apuntando a la Interventora como “denominador común” de las reivindicaciones.

Anuncio