Print Friendly, PDF & Email

Noemí Carreto Morales (Tribuna libre).- Ahora que hemos pasado por una situación extrema, nos damos cuentas de las pequeñas cosas, los pequeños detalles del día a día… Estos son mucho más valiosos de lo que pensábamos meses atrás, sin embargo a mucha gente parece que ya se le ha olvidado. Parece que se les ha olvidado, que miles de personas han muerto, que hay gente que sigue en sus casas porque eran y son de riesgo, y no se quejan por no poder ir a la playa, de viaje o a un bar a tomar algo. ¿Sabéis por qué? Porque no recuerdan lo que es eso, en estos meses de confinamiento hay personas jóvenes, no más de 60 años, que tenían alzhéimer diagnosticado, pero iban a sus citas médicas y lo tenían controlado, no podían curarse, pero la enfermedad tampoco avanzaba. Para sus familiares era un gran alivio saber que podían luchar, por y para que su familiar tuviese al menos la calidad de vida de ese momento durante muchos más años. Sin embargo, en estos meses todo el país se ha tenido que paralizar, incluido las citas médicas y los paseos diarios de estas personas. En primer lugar por su salud. ¿Pero sabéis qué?, que esos mesen no volverán, y que cuánto más joven es una persona más rápido avanzan las malditas enfermedades. Os hablo de un caso en concreto, un hombre con 60 años, cuya mujer e hija de tan sólo 26 años han ido viendo cómo su padre y marido en este tiempo, ha dejado de valerse por sí mismo, de mantener una conversación, de reconocerlas…

Sí que es muy duro tener que quedarte en casa, pero sabes que después todo volverá a ser igual, en este caso no es así, y como este caso hay muchos más… Una y otra vez sus familiares se autodestruyen sin darse cuenta, pensando en: “¿qué sería de mi padre si no hubiéramos pasado por todo esto?”, “no habría mejorado, pero tampoco empeorado agigantadamente”. Una chica de 26 años, ve como día a día su padre se apaga, su madre y ella intentan no hablar del tema, pero no hace falta hacerlo… Se vive 24 horas, ayudando en sus tareas de aseo, alimentación, cosas básicas… Cuándo la maldita enfermedad da una tregua y la reconoce, ella se aferra a ese rayo de luz, pero sabe que esa luz se volverá a apagar y puede que no vuelva más. En plena flor de la vida, a ella le da igual si es lunes, o sábado, si va a tener que estar confinada dos meses más sin ver a su novio, ella lo que quiere es que su padre vuelva, y sabe que no puede ser. Hace ya semanas dejaron de dar un paseo con él, porque se comporta como un niño: no quiere mascarilla, lo toca todo… Y la gente juzgaba sin saber, al igual que pasó con el colectivo autista, tenían que verse dando explicaciones personales a gente que ni conocían… Así que decidieron que lo mejor para su salud es dejar esos paseos… Ha pasado muy poco, pero como he dicho está empezando a olvidar a andar, por mucho que camine en casa, hagan ejercicios con él… ¿Es duro verdad?

Su hija es mi amiga, y no podemos hacer nada para ayudar, lo único que queremos hacer junto a ella es dar visibilidad a esta enfermedad, que la gente juzgue menos, porque no sabe lo que puede haber detrás, lo que esa persona puede estar viviendo. Cómo se suele decir “si quieres juzgar mi camino, te presto mis zapatos”, seguro que desde esa perspectiva todo cambia.

Ella podría irse a tomar algo con amigos, y evadirse, pero su familia la necesita, y vive por y para ella, día a día ve como influencers ponen su vida en escaparates, una vida “idílica”. Desde aquí queremos decirle a todas las personas que lo estén pasando mal, que no se crean todo lo que ven, que todo el mundo tiene subidas y bajadas en su vida, que lo importante es

saber lo que es la felicidad. Y como le digo a mi amiga, “tú has experimentado junto a tu padre lo que es ser feliz, y ahora la mejor ayuda y el mejor regalo que puede tener es tu amor. Eso no se compra, es difícil de encontrar y tu padre lo va a tener siempre que estés a su lado.”

Así que por favor, todos los que tengáis a un familiar luchando contra esta enfermedad, u cualquier otra. Fuerza, ánimo, no estáis solos. Por redes sociales hemos empezado una campaña, únete a ella con el hashtag #STOPALZHEIMER así lo haremos más visible, con la intención de concienciar a todo el mundo, y que se siga investigando sobre esta enfermedad.

El Puerto Actualidad | +Artículos

¿No estás de acuerdo con esta opinión? ¿Quieres publicar tu artículo de opinión en nuestra Tribuna libre? Envíala al correo electrónico redaccion@elpuertoactualidad.es o publícala tú mismo a través de nuestro formulario “Publica tu noticia”.

Anuncio