Print Friendly, PDF & Email

El diseñador portuense David Calleja ha participado un año más en el Concurso de exorno de balcones, altares y escaparates que celebra el Área de Fiestas Mayores del Ayuntamiento con motivo del Corpus Christi en Sevilla, dando forma a la decoración de Casa Rodríguez, ubicada en la calle Francos, 35, lo que le ha dado el primer premio por noveno año consecutivo.

Calleja asegura estar “muy contento, sobre todo porque cada año es más difícil. Si es complicado ganar dos años seguidos, imagina nueve”. Sin duda, el diseñador David Calleja está haciendo historia porque “no hay ni antecedentes de dos años consecutivos, por lo que llevarme el premio nueve años es una pasada”. Pero este premio no le amilana, al contrario, por eso “ya estoy pensando en el año próximo ya”, advierte.

Además, asegura que el premio de este año es doblemente valorado porque “ha sido más difícil aún, ya que después de la pandemia se han presentado más participantes”, por lo que el nivel ha sido más alto que en ediciones anteriores. “Había muchas ganas de estar y participar, por lo que es un triunfo doble, sobre todo por ganar el galardón tantos años”.



Calleja monta la decoración de Casa Rodríguez, que es “como mi familia en Sevilla. No tengo cómo agradecer a Concha y a toda su familia la disponibilidad y la confianza para que cree lo que me parezca idóneo” en su balcón. Así, asegura que “me dejan un campo muy amplio de trabajo y confían mucho en mí. Me consta que diseñadores de renombre” les piden poder trabajar en su casa de cara a este concurso, “pero siempre son fieles  que se lo monte yo”.

Con todo, el diseñador portuense entiende que, el resultado que ha obtenido este año y los anteriores, “es muy complicado, porque yo soy de El Puerto y en Sevilla hay muy buenos diseñadores, pero que Casa Rodríguez cuente conmigo cada año es un orgullo y un lujo”.

“La cosa es luchar por lo que uno quiere. Todo el mundo en Sevilla me dijo que el segundo año no me esmerara porque nadie ganaba dos años seguidos, y yo siempre procuro esmerarme, no para ganar, sino porque es mi forma de ser, por el hecho de hacer las cosas bien”. Y es que “hacer las cosas a medias no va conmigo”, explica.

En definitiva, admite que “es muy bonito y gratificante”, tanto concursar como ganar. “Yo monto el Corpus porque a mí me encanta Sevilla, y para mí es un regalo, y poder decorar una parte de Sevilla para que pase el Corpus por delante es un orgullo inmenso”.