Print Friendly, PDF & Email

La concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de El Puerto, Danuxia Enciso, informa que Urbanismo ha declarado la caducidad de la licencia otorgada a Impulsa Aparca S.L., agilizando al máximo este trámite con el objetivo de poder restituir cuanto antes la realidad física alterada ante la ausencia, por el momento, de un inversor que aporte el dinero necesario para la finalización del parking.

Por tanto, señala la edil, se concluye el expediente de caducidad iniciado un día después de que expirase el plazo de prórroga de la licencia de finalización del aparcamiento y urbanización de Pozos Dulces, cumpliendo con el compromiso del equipo de Gobierno de comenzar el proceso necesario para devolver a El Puerto esta entrada, que es una de las vías de acceso y salida más importantes de la ciudad y de mayor tránsito, tanto de vehículos como de personas.

Danuxia Enciso “insiste en explicar a todos los portuenses que este trámite era procedente y obligado considerando la finalización de la prórroga de la tercera licencia otorgada, la primera en 2016 que tenía una duración estimada de los trabajos del proyecto de parking de 15 meses, sin que se haya comunicado ni el final de la obra ni la situación de paralización de las obras desde septiembre de 2020, cuando se emitió la última certificación de obra que, según el informe solicitado a Impulsa Aparca sobre el grado de ejecución de las obras, indicaba un porcentaje del 49,42%  en septiembre de 2020, fecha como decimos de la última certificación de obra”. 



“Ante esta falta de actividad, los retrasos acumulados desde 2016 para una obra de 15 meses y la falta de una propuesta de finalización concreta por parte de los promotores, es por lo que el equipo de Gobierno, tal y como se comprometió, está efectuando todos los pasos necesarios para poner solución a la imagen tan negativa que presenta esta zona de la ciudad con un evidente perjuicio para sus ciudadanos, residentes, comerciantes y empresarios, turistas, todos afectados directa o indirectamente”, avanza la concejal.

Enciso “quiere hacer hincapié en que esta solución no es en absoluto incompatible con la llegada en un futuro de un posible inversor para finalizar el aparcamiento subterráneo. Pero mientras tanto con el objetivo de poner fin a muchos años de obras que han avanzado a ralentí y que en la actualidad están paradas e inconclusas, tras declarar la caducidad, ahora Urbanismo prepara la redacción de un proyecto de urbanización del área afectada por las obras mediante una “restitución lógica a la situación previa a la actividad arqueológica”, necesario para tramitar el procedimiento de incautación de la garantía constituida con ese objeto, exigida en el acuerdo de concesión de la primera licencia de fecha 9 de junio de 2016, subsistente en el acuerdo de la concesión de la licencia de fecha 24 de octubre de 2019 que fue la que nos solicitó Impulsa Aparca una vez llegamos al Gobierno”.

La teniente de alcalde de Urbanismo recuerda que en “ese momento nos encontramos con una sociedad Impulsa Aparca, formada por Impulsa y Ged Capital, participadas al 50% cada una, que necesitaba 6 millones de euros y una licencia reformada para acabar la obra del aparcamiento. Ged Capital solicitó que la sociedad municipal “Impulsa El Puerto” saliese de “Impulsa Aparca” para encontrar un socio que pusiese esos 6 millones de euros entrando en la sociedad y poder así reanudar la obra. Sin embargo, todos los esfuerzos han sido estériles y el plazo de la licencia finalizó el pasado 5 de agosto, sin que se hubiera encontrado por parte de sus promotores ningún inversor para acabar el parking”.

“De ahí que desde ese mismo día no se haya parado ni un instante para tal y como marca la Ley realizar todos los trámites necesarios para poder recuperar esta entrada esencial de El Puerto, que concluirán con la restitución de la realidad física alterada, solucionando de una vez por todas la imagen degradada y de deterioro que se estaba dando a la ciudad”, reconoce Enciso. 

“Como ya anunciamos, una vez se solvente todo el procedimiento legalmente establecido, se comenzará un proceso de investigación para dirimir las responsabilidades que procedan por haber llegado a esta situación ya insostenible para los ciudadanos de una obra que nunca ha llegado a buen puerto”.

Por último, “todo lo cual no es óbice para que, como decíamos antes, en un futuro más o menos próximo, pueda encontrarse un inversor o la financiación necesaria para retomar el proyecto de parking subterráneo, pero mientras “no podemos permitir que se continúe perjudicando más a los ciudadanos y empresarios ni dañando la imagen de nuestra ciudad, con lo que con o sin parking Pozos Dulces se va arreglar”, concluye Danuxia Enciso.