Print Friendly, PDF & Email

Apemsa, cumpliendo con la reglamentación vigente de la Junta de Andalucía,  cuenta en la mayoría de sus obras con un asesor arqueológico. Durante la ejecución de las obras de restitución de la tubería de abastecimiento en la calle Fernán Caballero, salieron a la luz una importante cantidad de restos cerámicos. Se trata de fragmentos de piezas de distintos tamaños, datadas entre los siglos XVI al XIX, entre las que se encontraban azulejos, vasijas, cuencos, jarrones, platos, etc. Entre todas ellas, destaca una pipa de caolín (un tipo de arcilla de color blanco) fechada entre los siglos XVII o XVIII de procedencia holandesa o inglesa.



Dada la cantidad y la fragmentación de los restos cerámicos encontrados y, siendo de tan diversas épocas, el arqueólogo ha llegado a la conclusión de que se utilizaron los escombros y restos de la Casa Palacio de los Duques de Gandía como subbase para la compactación del terreno como paso previo para colocar la solería existente en la calle. Esta Casa Palacio databa del siglo XVIII y se enclavaba en la esquina de las calles Fernán Caballero con Comedias, en el mismo solar donde hoy se encuentran las oficinas de la Bodega Osborne.

No es la primera vez que Apemsa descubre restos arqueológicos en las obras que ejecuta en distintos puntos de la ciudad.

La pipa encontrada está realizada en caolín, un tipo de arcilla blanca con el que se hacen las vajillas de porcelana. Su fabricación se llevaba a cabo mediante moldes y se vendían posteriormente llenas de tabaco, preparadas para un solo uso, aunque a veces eran reutilizadas. La planta del tabaco fue introducida en Europa en el siglo XVI tras los primeros viajes de españoles a América. En España, al contrario que en Inglaterra, Holanda y otros países europeos, las pipas no fueron usadas de una manera generalizada hasta el siglo XVIII, ya que era más habitual fumar cigarros puros o cigarrillos.

No es la primera vez que Apemsa descubre restos arqueológicos en las obras que ejecuta en distintos puntos de la ciudad. Precisamente, durante las obras del proyecto de prolongación del Colector de la Variante de Rota, que se llevaban a cabo en el aparcamiento del Centro Comercial El Paseo, se encontraron dos secciones del acueducto de la Piedad: la primera data del acueducto construido entre las décadas de 1640 y 1650 (siglo XVII) y otra, fechada entre 1728 y 1735 (siglo XVIII). No es la primera vez que Apemsa descubre restos arqueológicos en las obras que ejecuta en distintos puntos de la ciuda y la Dirección de El Paseo decidieron poner en valor estos restos, colocándolos en uno de los jardines situados frente a la puerta principal, con paneles informativos y alumbrados para que se puedan contemplar mejor por los ciudadanos.

Anuncio