Print Friendly, PDF & Email

Mar Váquez.- Hoy es Miércoles Santo y ello siempre ha supuesto en nuestra ciudad el antes y el después en nuestra Semana Santa, ya que este día de la semana se inicia el largo puente vacacional que ha mantenido la afluencia turística en sus cotas más altas del año. Lo mismo han venido turistas cofrades para contemplar de cerca una de las Semanas Santas más ricas de Andalucía, lástima que pocos portuenses sean conscientes de ello, y otra clase de turismo que busca una oferta más completa que aglutina playas de arena fina, sol, buena gastronomía, diversión nocturna y por su puesto algún tipo de espectáculo popular para poner la guinda al pastel de unas vacaciones perfectas. Y El Puerto es el destino ideal para todo ello.

Por lo tanto, la primera Hermandad que se encuentra el turista es una de las más numerosas de nuestra ciudad, y con ello la cantidad de portuenses que se lanzan a la calle, lo cual hace que El Puerto gane en todos los sentidos.

Uno de los sectores que siempre se ha visto favorecido por ello, al igual que se ha visto mermado las jornadas de lluvia cuando la cofradía determinada no ha realizado su salida procesional, ha sido el sector de la hostelería. Mientras las cofradías han tenido sobre la mesa un callejero mucho más cómodo por donde transcurrir, siempre han pensado en el binomio perfecto que conjuga el calor de los portuenses (evangelización) y en las calles más céntricas de la ciudad. Esto ha supuesto que ganen todos.

Es por ello que, en los tiempos que corren los comerciantes de El Puerto miren tanto al sector cofrade entre otros, ya que el revulsivo económico que supone una Hermandad en la calle, daría respiro a muchos establecimientos de la ciudad. Un sector más de los que sufren la inactividad frecuente de las cofradías.

La Sagrada Oración en el Huerto, durante este año de la pandemia, ha acrecentado de forma notable la cuantía destinada a la Bolsa de Caridad dentro de los presupuestos anuales, siendo Cáritas parroquial de la Basílica de Ntra. Sra. de los Milagros Coronada y el auxilio a los hermanos que se han visto durante la cuarentena y después de esta más duramente castigados, las bases de dicha área de la Hermandad. Pero si estos gestos son importantes dado el gran número de personas que han sido atendidas gracias a esta corporación, el hecho de haber contratado a una de las agrupaciones musicales más importantes dentro del sector cofrade, A.M. Virgen de los Reyes, para la salida procesional sea cuando sea, supone un halo de esperanza para los hosteleros que ven en la Semana Santa un espectáculo del que pocos son los portuenses que no se benefician de una forma u otra.



Pero no solo las centenarias Hermandades de la ciudad se desviven por sus labores sociales, sino que además los diferentes grupos parroquiales que se centran en la oración a una imagen que representa un determinado misterio de la Pasión de Cristo también. Y ese es el caso del Grupo de Oración Sacramental de Ntro. Padre Jesús de la Salud en sus Tres Caídas ubicado en la parroquia del Carmen y San Marcos. Desde sus inicios han tenido claro que la caridad debía de ser puntal fundamental de su existencia, y por ello, en sus sueños contemplan que algún día saldrá por las puertas del templo de la calle Aurora la Señora de la Caridad. Es por ello que, siempre se han sumado a cuantas llamadas han recibido de Cáritas parroquial, además de otras iniciativas diocesanas, así como a las personas necesitadas de las que han sido conocedores. Y aún siendo un grupo reducido en número de integrantes y por ello las labores sociales son acordes con la cantidad de personas, sus labores son inmensas por el corazón que ponen en cada una de ellas. Así mismo, en la actualidad tienen como objetivo la pastoral de los enfermos. Otra cara de la caridad que es poco conocida.

Y es que, hoy Miércoles Santo es más que evidente observando el misterio del Olivo, que tener un amigo que dé la cara por ti lo es todo. Dice el refranero español, rico a raudales, que quien tiene un amigo tiene un tesoro. Y aunque la realidad de las hermandades es en ocasiones bastante cruda y cruel, no negaré que existan personas con intereses mayores que los que vemos por la pequeña pantalla en cuanto a la vida política, pero también es cierto que existen personas que son de una calidad humana incalculable. No midan a todos los cofrades por el mismo rasero, hay personas que aún estando al frente de dichas entidades civiles y vistiendo de chaqueta y corbata son las más llenas de bondad. No es oro todo lo que reluce.

Hoy es un día grande para una persona en concreto, la cual ocupa una de las mayores responsabilidades de su Hermandad, y aunque muchos no la acepten por ser una mujer o por poder aspirar a cuantos puestos de mando quiera, (ya indiqué en líneas anteriores la existencia de la envidia y aspiración a un poder vacío) lo cierto es que es una gran persona. Y usted que lee estas líneas me podría increpar señalando que las opiniones son subjetivas y que una persona sea buena o no depende de la relación que haya mantenido con la misma. Pero le diré que la última vez que le vi y le pregunté por la situación actual de las hermandades con sus hermanos más necesitados me contestó: “Si es preciso vendo hasta la última silla de la Casa de Hermandad, pero ningún hermano va a pasar hambre”. Y ahora, juzgue usted por sí mismo. 

Anuncio