Print Friendly, PDF & Email

El portavoz del Grupo Socialista, Ángel Mª. González, asegura que “las polémicas en la Jefatura de Policía Local, lejos de solucionarse, están yendo a más. Mientras la responsable del área, la concejala popular Marina Peris, sigue con el desmantelamiento del servicio de grúa, el alcalde Beardo no asume responsabilidad alguna”.

El PSOE asegura haber tenido conocimiento de la existencia de una orden en la Policía Local por la que se invierte el protocolo de actuación para el servicio de grúa, estableciéndose ahora que primero acude la Policía Local y después la grúa. Hasta ahora, en los casos necesarios se personaba primero la grúa y después si era necesario llamaba a Policía Local, con lo que se evitaban demoras y perjuicios para los usuarios.

Para el portavoz socialista “este cambio de criterio es un hecho insólito, que se suma a lo ocurrido este verano, cuando El Puerto se quedó sin servicio de retirada de vehículos y, además, sin la prestación de las vallas por parte del concesionario”. Asimismo, en la citada orden, se introduce como medida preventiva a falta de vallas, la compra de cinta balizadora para que, en caso necesario, los agentes de Policía Local, dejen la zona balizada hasta que el gruista llegue.



Con todo ello, lo más grave de la situación -según el PSOE- en la que se encuentra el servicio de grúa es la falta de personal suficiente, que ha motivado que el gruista pase a hacer guardias desde su casa y, en el caso de existir algún percance, tenga que acudir desde su domicilio o el lugar en el que se encuentre, con la demora que ello supone y el enorme perjuicio a la seguridad ciudadana. Estableciéndose un tiempo que va desde los 30 hasta los 40 minutos; y mientras el usuario tendrá que estar esperando.

Frente a esto, sorprende al PSOE que cuestionada sobre las actas de inspección del servicio, la concejala Marina Peris haya respondido por escrito que no existen actas, “por lo que tenemos que deducir que el servicio no está siendo inspeccionado”, señala González, quien añade que “el alcalde Germán Beardo sigue sin dar las soluciones que prometía, muy al contrario, no asume responsabilidad alguna en la gestión y permite que su concejala de Seguridad se ponga de lado en todos aquellos asuntos de su competencia, dando como resultado el auténtico caos y desbarajuste en el que está sumido el cuerpo de la Policía Local, con grandes profesionales en su plantilla a los que no se les permite realizar su trabajo en las condiciones que debieran”.  

La grúa municipal. / A.C.

Vox también crítico

Vox El Puerto se ha unido a las críticas por la situación en que ha quedado el servicio de grúa en la ciudad portuense. En este sentido, la concejala Leocadia Benavente ha manifestado que lejos de mejorar, la situación del servicio de grúa en El Puerto de Santa María sigue sin ser resuelta”En este sentido, añade, “en el día de hoy la Jefatura de la Policía Local ha emitido una orden que impone normas de solicitud del servicio de grúa que reduce la calidad del mismo”.

La concejala de Vox echa la vista atrás y manifiesta que como es conocido, el servicio de grúa se ha mantenido en situación irregular desde que Germán Beardo entró en la Alcaldía. El contrato se ha prestado la mayor parte de los veintidós meses de mandato de PP-Ciudadanos en precario, con el consiguiente problema que ello genera para pagar unas facturas correspondientes a servicios que no cuentan con contrato en vigor, lo que provocó que el anterior contratista dejara de prestar servicio por los impagos y que varios trabajadores perdieran su trabajo y el derecho de subrogación en el siguiente prestador del servicio”.



Leocadia Benavente pide “explicaciones del deterioro del servicio” y lamenta que la Concejalía de Policía Local “sea una vez mas protagonista por la falta de medios para desarrollar sus funciones ante la apatía de su concejal Marina Peris y del alcalde que la respalda”. Y así, “los policías locales han recibido una orden de la Jefatura en la que se limita el servicio de la grúa a unos horarios concretos, y se estipula que el gruísta no tendrá que estar en las instalaciones de la Policía Local como hasta ahora, sino que será llamado por teléfono y podrá tardar en llegar al lugar requerido para prestar el servicio hasta cuarenta minutos”.

Benavente denuncia que esta nueva norma “viene motivada por la falta de un contrato en condiciones, con una empresa que tan sólo tiene contratados tres trabajadores para cubrir las 24 horas del día, frente a los cinco trabajadores que había con anterioridad, y para no saturar a estos trabajadores se imponen horarios de uso, quedando el servicio desatendido entre las dos y las cinco de la tarde y a partir de las diez de la noche hasta las siete de la mañana”.

Leocadia Benavente reclama al equipo de gobierno “que cumpla con su obligación de sacar a licitación un contrato que permita tener un servicio de grúa que se corresponda con la tasa que paga el ciudadano, que permita dar el servicio que necesita una ciudad de 90.000 habitantes y que para despejar un vado o retirar un vehículo averiado en la calzada no haya que esperar horas para ser atendido”.

Anuncio