“Y la criatura, por fin habló”

Germán Beardo junto a Javier Bello en un acto.

Germán Beardo junto a Javier Bello en un acto.

Ignacio Colón Torrent (Tribuna libre).- Sinceramente pensaba que el monologo surrealista que interpretó la Sra. Cospedal al intentar explicar, en comparecencia pública, el despido en diferido del Sr. Bárcenas, no podía ser superado jamás, pero me he equivocado.

Este viernes se ha estrenó el Sr. Bello como portavoz del partido “Hola, soy Germán”, denominación que seguiré utilizando hasta que alguien del sector fanático del Beardismo, a los que denomino los “Ofendiditos”, demuestre a los portuenses que el Sr. Beardo, bajo la falsa premisa de llevar en su equipo los mejores profesionales, incluyó en los primeros puestos de su lista, para su beneficio propio, a personas con el único propósito de que le captaran votos para alcanzar el poder.

Permítanme que en este párrafo salga, por una vez y sin que sirva de precedente, en defensa del Sr. Bello, la criaturita un término cariñoso y nada ofensivo, y más honorable que llamarle Paquirrín, porque en vez de utilizar como modelo las catilinarias de Cicerón para preparar su primera comparecencia pública, igual visualizó, en demasía, el video del despido en diferido, y claro, la criaturita, por fin habló y al balbucear sus primeras palabras, la ha liado parda, tanto que ha tenido que rectificar horas más tarde.  Empezamos bien.

Como la cabra siempre tira al monte y algunas nunca dejarán de ser montoneras, el Sr. Bello pensó que podría utilizar el mismo lenguaje hosco, grosero, brusco, tosco, desagradable y mal educado que utilizaba en sus notas de prensa para ¿comunicar? que con su partido “Hola, soy Germán” y cito palabras textuales “Se han acabado los chiringuitos de la izquierda en esta ciudad”, instando a los militantes de izquierda que han estado viviendo del Ayuntamiento a que empiecen a buscar trabajo. La verdad es que al Sr. Bello, pobre criaturita, no se le puede imputar ninguna responsabilidad, sino al  Sr. Beardo que lo ha nombrado portavoz, un puesto que debe estar representado por una persona que sepa comunicar las declaraciones institucionales y no para hacer política. Poco futuro le auguro

Lo que creo que ha querido trasmitir la criaturita es que se han acabado las “subvenciones ideologizadas” algo que defendí y seguiré defendiendo, sean de izquierda, de derechas o medio pensionistas. Y cuando se refería a personas que han vivido del Ayuntamiento, entiendo que se referirá a los cargos de confianza, ya saben aquellos personajillos mediocres a los que hay que pagar su lealtad por apoyar a su líder, que sin tener ni merito ni capacidad, viven a costa de nuestros impuestos, y que por supuesto siempre defenderé su eliminación de las instituciones públicas.

Una foto, si se mira con detenimiento, puede darnos pistas acerca de los cargos de confianza que el partido “Hola, soy Germán”, que no duden que batirá el récord de cargos de confianza porque tiene muchos beardistas que alimentar, está empezando a reclutar. ¿Se acuerdan de la foto de la tortilla en la que se recogía el momento histórico de la salida de la clandestinidad de miembros del PSOE? Pues el partido “Hola, soy Germán” ya ha inmortalizado para la historia su foto gastronómica, “la foto de la pizza” en la que se ven en el despacho de Alcaldía, como no, al Sr. Beardo que parece que no puede vivir sin hacerse un “selfie”, un video o las fotos de autobombo para su mayor gloria, al Sr. Bello y a dos furibundos beardistas, ganándose a pulso su carguito de confianza, alrededor de una pizza. Vaya defensa de la gastronomía portuense, teniendo en la mesa a dos taberneros, noble oficio, que podían haber traído una berza con su pringá o unos chicharroncitos de la que parece será su antigua taberna por haber cambiado de oficio, mejor remunerado y que da mucho menos trabajo, la política.

Para terminar de rematar su nefasta comparecencia arremete contra urbanismo y cito textualmente: “No vamos a dejar títere con cabeza en urbanismo, siempre desde la tranquilidad y el respeto a los técnicos, porque es lo que demanda la ciudadanía”. No sé a ustedes como le habrá sonado pero a mí me suena a que más que reorganizar urbanismo están buscando culpables a los que achacar el retraso en los trámites administrativos de licencia y proyectos urbanísticos cuando los ciudadanos necesitemos solicitar dichas gestiones y las demoras sigan siendo las mismas o quizás, más prolongadas.

¿Solicitamos ya la dimisión de la criaturita, o esperamos a que nos explique, con la cuenta de la vieja, los presupuestos municipales que se han comprometido a tenerlos en tiempo y forma?

Como el Sr. Beardo se ha definido como un creador de soluciones, y nos ha pedido que se las exijamos desde el minuto uno, aquí va por segunda vez la mía: mi calle, en una urbanización de Costa Oeste, lleva con las aceras levantadas más de 10 años. Sr. Beardo ¿mi calle, pá cuando?

Disfruten lo votado

Comentarios

Royal

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre