El Juncal de nuevo lo esperaba

Soberano a su paso por Valle Alto.

Soberano a su paso por Valle Alto.

Alfonso Bello.-El Señor rompía el azul del cielo con el rojo de su túnica. Un camino a tambor para no demorar la llegada al barrio que le espera. Balcones repletos, la gente en bares y aceras. Un Sábado de Pasión de barrio, de Zona Norte cofrade. Estampas de antaño las que nos regalan las andas del Señor, que de San Marcos se vino para evangelizar en Urbaluz. Un Soberano Poder de Cristo que brillaba tras su adecuación, enhorabuena a Daniel Herrera por hacer de su obra una más cercana y realista. Soberano, el Juncal te ha vuelto a recibir con más ganas que nunca. El Juncal y los Bomberos, que de nuevo volvieron a las alturas para dejar a tus pies su ofrenda más sincera. Un Sábado de Pasión que se hace costumbres y tradiciones.

Mientras tanto, en otro barrio de la ciudad, el Señor salía para volver a recibir el beso de la traición. Una asociación joven que, aún lejos de ser lo vivido en el Viernes de Dolores, se ha ganado su hueco en el mundo cofrade portuense. Con una imagen en proyecto que promete ser la devoción del barrio y alrededores, volvió a pasearse por nuestras calles demostrando que la juventud cofrade vuelve a no defraudarnos.
Un sábado de Calleja, donde sus manos arreglaron cada pliegue de la túnica del Señor, y amarraron con soga la Pasión de Cristo. Un Sábado de Pasión para volver a demostrar el arte de vestir nuestra Semana Santa, desde el blanco de la traición de Judas al granate de su Poder Soberano. Un Sábado para el recuerdo, pues El Puerto volvió a demostrar con sus vísperas lo que será la Semana Santa de nuestros sucesores.
Ahora, con la “resaca” del trabajo bien hecho, no queda más que soñar con lo que llevamos más de 365 días soñando: un nuevo Domingo de Ramos. Volveremos a vislumbrar palmas en San Marcos, mientras que en San Joaquín flagelan su agonía. Volveremos a ver, bajo palio, la Amargura de su Entrega al mismo Dios. Cofrades, a reponer fuerzas, que con buen sabor de boca esperamos lo más grande del año: nuestra Semana Santa.
Que así sea.

Comentarios

Royal

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre