Jaime Romero: campeón del “II Torneo WBC José Sulaimán” amateur

Jaime Romero antes del combate.

Jaime Romero antes del combate.

EL PUERTO.- El pasado sábado, 22 de diciembre, transcurrido ya un arduo proceso de rondas eliminatorias, tuvo lugar la ansiada final del prestigioso “II TORNEO WBC JOSÉ SULAIMÁN”, en el Hotel Dome (Madrid). En ella, por méritos propios, tuvo su cita el boxeador portuense Jaime Romero “El pistolero” –representando al GARCÍA C. B. CÁDIZ–, para disputar el cinturón “WBC JOSÉ SALAIMÁN” amateur en la categoría de peso ligero (60 kg.) frente al púgil Raúl García Lerena –de la mano del C. B. INTACTO–, que, por supuesto, también hizo lo propio para estar presente. Y es que la providencia durante el torneo nos reveló que ambos boxeadores, que acumulaban victoria tras victoria, acabarían cruzando sus destinos en la anhelada final.

El combate final, que era esperado con gran expectación y clamor por los asistentes, arrancó a las 20:30 y, según lo acordado, se desarrolló en tres rounds, los cuales analizaremos a continuación:

En el primer round, el púgil portuense estudió, con sangre fría y notable destreza, a su rival, manteniéndolo en la distancia, y conduciendo el combate por los cauces deseados, lanzando manos con audacia y controlando la situación con hábiles desplazamientos por el cuadrilátero.

En el segundo round, Raúl trató de llevar la iniciativa, lanzando más golpes que en el primer round, exhibiendo su empuje con convicción; sin embargo, el portuense también salió con ímpetu y, aprovechándose del estudio preliminar realizado durante el primer asalto, comenzó a desarrollar su estrategia con gran dinamismo y potencia; en este asalto pudimos contemplar duros intercambios por parte de ambos púgiles, pero fue el portuense el que consiguió conectar los golpes más duros del asalto.

En el tercer y último round, el púgil Raúl salió a por todas y lanzó un torrente de golpes, revelando sus ganas de obtener la victoria; empero, esto resultó insuficiente, pues nuevamente se encontró en frente con la sobriedad de “El pistolero” que, con habilidad técnica y contundencia, una vez más sacó sus pistolas a pasear, y tirando de corazón y rabia, consiguió con laudables combinaciones imponerse a su rival, llegando, incluso, en una ocasión, a rozar la victoria por nocaut.

Finalmente, por decisión unánime del jurado, Jaime Romero “El pistolero” se proclamó justo vencedor del torneo.

En conclusión, el boxeador portuense realizó un combate inteligente y técnico, evidenciando que es un púgil henchido de buen boxeo (pudimos otear nociones más propias de un boxeador profesional que amateur) y con gran proyección, despidiendo así, con un título más en su palmarés, el que ha sido un magnifico año para su carrera.

Al concluir el combate, Jaime Romero “El pistolero” ha comunicado que su oponente, Raúl García Lerena, es uno de los púgiles más complicados con los que se ha topado durante su larga trayectoria boxística, por lo que lo felicita. Por otro lado, señaló con gratitud lo siguiente: “Este torneo no lo he ganado yo, sino mi equipo y las personas que me apoyan”.

Por tanto, El Puerto de Santa María está de enhorabuena y la escuela portuense Boxeo García reafirma, una vez más, su encomiable labor pugilística, corroborando que en lo que se refiere a producir campeones no se queda a la zaga. La constancia y sabiduría pugilística de su propietario y entrenador, Paco García, y la de su mujer, Silvia, así como el talento, esfuerzo y sacrificio de sus boxeadores, continúan ilusionando y colmando de gloria el boxeo portuense. Así pues, debemos estar atentos, ya que en este municipio, bañado por el mar, hay un lugar en el que, con la misma intensidad que las olas golpean las playas, unos boxeadores golpean sacos de arena cada día, agitando las almas y refrescando los sueños de los amantes del noble arte del boxeo.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre