“La corte de Los Milagros”

Calle Misericordia, en plena noche de sábado en El Puerto de Santa María.

Calle Misericordia, en plena noche de sábado en El Puerto de Santa María.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu (Tribuna libre).- Quizás para muchos, este nombre diga poco, pero en el París Medieval, había un barrio habitado por mendigos, prostitutas, tullidos, etc. Era el barrio de Les Halles, y se denominó así porque todas esas personas, al llegar a su casa, milagrosamente, sanaban y llevaban una vida más que digna.

El Puerto, en los últimos años se ha convertido en la nueva corte de Los Milagros. Prostitutas que siguen campando a sus anchas en una de las entradas, casas ocupadas por mendigos que recorren la ciudad, y en pleno centro, es difícil poder cenar sin que al menos siete u ocho personas te traten de leer la mano, te canten una desafinada tonada, te pidan limosna o te quieran vender unas sabanas de franela en pleno mes de agosto.

Partiendo del respeto que toda persona merece, y siendo conscientes de que en ocasiones la caridad es necesaria y sana… también debemos ser conscientes de una imagen en donde la ausencia de policías locales ponen un poco de orden. Puede que no sea pasividad, sino impotencia, pues realmente, ausente el delito, la intervención de la policía es de difícil encaje. En ocasiones, algunos, abusando de la confianza y de la bebida sí que son una verdadera molestia que podría ser objeto de alguna actuación, pero entonces piden la oportuna denuncia.

Independientemente de todo esto, esa pequeña corte de Los Milagros cada día se hace mas fuerte… conscientes de la impotencia de las autoridades van ocupando casas, las cuales los políticos de turno se encargan de volver a justificar su ilegal ocupación.

Lo peor de todo es la imagen de una ciudad turística plagada de gorrillas, pedigüeños, improvisados cantantes y vendedores ambulantes. Quizás, podrían aplicar el mismo celo que le ponen a terrazas, actividades y eventos… acaso preguntan al que pide si estar al corriente de sus obligaciones fiscales por la obtención de beneficio vendiendo platos, acaso le piden al que canta la autorización de la SGAE, el seguro de espectáculo público, acaso le piden a alguno la ocupación de la vía pública para el desarrollo de actividades ambulantes… Desgraciadamente sabemos que no, y así siguen ejerciendo una actividad al margen de la legalidad.

Poco a poco, nuestra pequeña corte de Los Milagros evoluciona ejerciendo una actividad retribuida y molesta que nadie se encarga de regular… y sobre todo con una connivencia de no sabemos quién que exprime a unos y premia a otros.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre