“Larga vida a Padilla”

A hombros. / Bellido.

A hombros. / Bellido.

EL PUERTO.- El tiempo pasa y llegó el día en que Juan José Padilla se despidió de la que se puede decir su plaza. Aquí comenzó en la escuela taurina y mantuvo un idilio especial con esta afición.

Recuerdo los tiempos en los que Canorea y Barrilaro organizaban varias novilladas en el mes de septiembre, cuando existía la verdadera temporada taurina, y Padilla ya comenzaba a mostrar el pundonor y la fuerza que le han acompañado durante estos años en los que se ha mantenido en la cabeza del escalafón. Retos ganados a pulso, sin que nadie le haya regalado nada.

Un ejemplo a seguir para la gente joven. La lucha, el sacrificio y el afán de superación han recompensado al torero jerezano. Y todo ello pagándolo con sangre y estando en varias ocasiones al borde del precipicio. Ojalá que cuando llegue el momento de parar allá por el mes de octubre, el destino le guarde una vida tranquila y placentera, porque se lo merece después de haber pagado con graves cornadasel peaje por alcanzar la gloria para poder codearse con lo más granado del escalafón taurino. La salida a hombros multitudinaria de este viernes supuso un gran colofón a toda una trayectoria de vergüenza torera. Enhorabuena Padilla, felicidades torero.

La fiesta necesita de revulsivos, y prueba de ello es que la plaza de toros de El Puerto se llenó, mal que les pese al grupúsculo que se manifiesta en la zona de taquillas para pedir la abolición de las corridas. Emociona ver salir a dos toreros a hombros, con una muchedumbre de chavalería alrededor, reivindicando de esta manera que la fiesta tiene futuro. Lo único que hace falta es que el sector taurino sepa atraer a la juventud, con precios especiales, con carteles novedosos, y con atractivos que promueva que un diez de agosto prefieran estar en un tendido antes que tomando mojitos en un chiringuito de playa. Este viernes lo consiguieron tres toreros, pero especialmente el “pirata” Padilla, todo un ídolo de los más pequeños, y un icono para los mayores, y Roca Rey que ha venido para quedarse. Su valentía y frialdad no deja de sorprender a los aficionados. Además este peruano tiene facultades y sin duda alguna va a mandar en el escalafón en los próximos años. Está claro que el toreo es emoción y Roca Rey la suministra en grandes dosis.

La tarde tampoco fue propicia para Manzanares quien por segunda vez no salió por la puerta grande de esta plaza. Ni siquiera pudo auparle al triunfo el afán de la banda de música que rompió a tocar el pasodoble cuando el torero se acercaba a la barrera en busca de la espada de matar. Sonora pitada la del respetable que debe hacer que el director tome buena nota y deje de pretender acaparar el protagonismo que les corresponde a los toreros. Es cierto que la banda suena muy bien, que en sus músicos hay grandes profesionales, pero no estaría mal que amenizara los tiempos muertos entre toro y toro, en vez de seguir tocando el pasodoble aunque a los toreros los desarme el toro.

En el capítulo de los varilargueros nuevamente hay que lamentar que los toros no se pican, salvo que el matador quiera despenarlos anticipadamente. Las cuadrillas de los matadores de toros se componen de dos picadores. En las becerradas y en las novilladas sin picadores no participan los del castoreño,pero últimamente las corridas se han convertido en eso, en becerradas en las que gran parte del público ovaciona que no se piquen los toros. Y lo de becerrada no lo digo por algunos ejemplares que salen por chiqueros, ¡Dios me libre! Algo habrá que hacer, porque aunque la fiesta evolucione, el tercio de varas bien ejecutado es uno de los pasajes más bellos e importantes de la lidia.

Acabaron las corridas de este mini ciclo. Esperemos que Reyma haya tomado buena nota de lo que funciona, y de los gustos y preferencias de esta afición. Les queda trabajo por hacer. Y al ayuntamiento mucho más. Esta plaza ha sido el referente y el motor taurino de la bahía, y el alcalde no debe permitir más, que la llamada temporada taurina se finiquite en tres o cuatro fechas. Los toros han sido un gran revulsivo para la economía de los hosteleros de El Puerto, y la alcaldía no debe tolerar que se supriman espectáculos. Lo que ha ocurrido este año sólo tiene una lectura y es que el señor Encina tiene tics antitaurinos. No permitir honrar la memoria de un torero de El Puerto, y por el contrario claudicar con el recorte de festejos de Reyma dice mucho en su contra. Ambas decisiones van en contra de la fiesta. Solo nos queda estar atentos a ver qué pancarta encabeza el próximo miércoles. Señor alcalde, mójese y póngase al frente de la marcha en favor de la fiesta. Solo así nos hará salir de dudas.

FICHA DE LA CORRIDA

Toros de Juan Pedro Domecq. Correctos de presentación. Lleno.

JUAN JOSÉ PADILLA: Metisaca y estocada (ovación y saludos); estocada (dos orejas).

JOSÉ MARÍA MANZANARES: Media estocada (ovación y saludos); estocada caída (oreja).

ROCA REY:Pinchazo y media. Aviso (oreja); pinchazo y estocada. Aviso (oreja).

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre