“Dónde está Juali”

El Mercado Medieval llenó de ambiente el centro de la ciudad este fin de semana. / P.P.M.

El Mercado Medieval llenó de ambiente el centro de la ciudad este fin de semana. / P.P.M.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu (Tribuna libre).- Las continuas quejas sobre la muerte del centro tienen momentos en los que la realidad desmiente los dichos. Durante el fin de semana casi era imposible andar, entre otras razones, porque no había aceras, gente de diversa procedencia, y me refiero a los que montaron el Mercado Medieval, junto con miles de autóctonos, inundaron las calles de un centro, que pese a quien pese, se llenó de vida.

Colgarse medallas es sencillo, igual de sencillo que negarla, pero la realidad es que durante un fin de semana había gente, paseando, comprando, viendo escaparates, ensuciando, que también es necesario, y viviendo en lo que nunca debió de perder vida.

Resulta curioso que las formulas más antiguas dé resultados a lo largo de los siglos. Hace tanto tiempo como el tiempo que inspira el mercado, las ciudades organizaban ferias, mercados, eventos, actos tendentes a provocar que se llenaran sus calles y plazas. Esto no solo traía visitantes, sino riquezas, para los que tenían negocios y para los que trabajaban, y luego para artesanos y constructores que recibían parte de esas ganancias con los encargos. Estas cosas demuestran que otro centro es posible, el mismo que siempre existió, el mismo que tenía el exterior del Mercado de Abastos lleno de puestos de fruta, el mismo de verbenas y mercados.

Al día de hoy, y con un comercio aburrido y frito a impuestos, quizás fueran de agradecer políticas más permisivas… como aquellas que autoricen a sacar barras y puestos a la calle cuando llegue alguna festividad, pues después de este fin de semana, parece que el gusto de la gente es mas por circular a empujones entre tenderetes que pasearse viendo comercios tradicionales.

Gusta más pedirse una cerveza en la calle que en la barra de un bar… y llegados al punto en que estamos es mejor aliarse con lo que quiere el publico que forzarlos a aceptar otro tipo de eventos. Quizás sea hora de plantearse un centro más vivo con actuaciones en la calle todos los fines de semana, sobre todo teniendo en cuenta que hay mucha gente que lo haría, pero que no pueden por problemas burocráticos.

Quizás sea el nuevo tiempo de carrillos y vendedores ambulantes de marisco, sin que la policía los persiga por cuestiones sanitarias. Quizás se incluso el momento de que no vengan de fuera para hacer un mercado temático, sino que se plantee por los mismos comerciantes de la zona sin que los claven como a Cristo a la barra que quieran sacar a la calle.

La masificación demostró este fin de semana que hay gente viviendo en la ciudad, y que están deseosas de pasearse con cosas nuevas, pero también demostró que a no ser que vengas de fuera y con las más mínimas garantías higiénicas y de seguridad no puedes obtener un permiso, aquí si quieres montar una terraza te piden que dejes espacio para los bomberos, la ambulancia y hasta para el camión que trae los toros en agosto… aunque sea enero… sin embargo, este fin de semana, se demostró que durante un fin de semana está prohibido que haya incendios, accidentes o traslados de animales vivos, se demostró que las aceras no son necesarias, y que todo es posible con buena voluntad y ganas de no dejar morir el centro.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre