El cadáver hallado en el entorno de la UPO corresponde al desaparecido en el barrio sevillano de la Macarena

fotonoticia_20180608130657_470x276_0_0_0_0_bg000El cuerpo sin vida encontrado el pasado miércoles por agentes de la Policía Nacional en el entorno del recinto de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla corresponde a J.B.F., el hombre 40 años y vecino del barrio sevillano de la Macarena desaparecido desde el pasado 15 de mayo.

Fuentes de la investigación han trasladado a Europa Press que, tras finalizar todas las pruebas pertinentes, autopsia, de ADN y dactilares, se ha confirmado que el cadáver hallado por la Policía Nacional en el entorno de la UPO, donde anteriormente fue encontrado su coche, es el de este vecino de la Macarena.

El cadáver fue hallado por unos agentes de la unidad de caballería de la Policía Nacional que realizaban una batida por las inmediaciones del recinto de la UPO, en el marco de las labores de búsqueda promovidas por el Grupo de Homicidios a cuenta de la desaparición de J.B.F., desaparecido desde que el pasado 15 de mayo saliese de su domicilio sin llevar consigo su documentación identificativa.

Después de que el coche que conducía este hombre, un turismo modelo Mitsubishi Colt de color negro, fuese hallado días antes junto a la Universidad Pablo de Olavide, los agentes descubrieron este cadáver en una zona encuadrada entre el recinto académico y el canal del Bajo Guadalquivir.

El cuerpo, según las citadas fuentes, se encontraba ya en una visible fase de descomposición. En este sentido, el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional mantiene abierta la investigación para esclarecer las causas de la muerte de este varón, sin descartar ninguna hipótesis por el momento.

COMUNICADO DE LA FAMILIA

La familia de J.B.F., a través de un comunicado colgado en las redes sociales, ha expresado su agradecimiento “sincero” a la Policía Nacional por su “intensa y rigurosa” labor desarrollada para localizar a J.B.F., labor que continúa ahora para esclarecer las circunstancias exactas del fallecimiento, y para la que pide el máximo respeto.

Igualmente, agradece “de corazón” a los medios de comunicación “la prudencia y discreción” que han mostrado durante la búsqueda, “no difundiendo rumores ni especulaciones”. “Tenemos plena confianza en que dicha discreción se mantendrá ahora, en que encaramos una durísima situación de pérdida”, señala la familia del fallecido.

Por último, indica que desean encarar “estos duros momentos de dolor en la más estricta intimidad, sabiendo que cuentan con el exquisito respeto del que todos nos habéis rodeado desde el principio”.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre