“El paseo de Mariano”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, paseando por el centro de El Puerto el pasado viernes. / P.P.M.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, paseando por el centro de El Puerto el pasado viernes. / P.P.M.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu (Tribuna libre).- Cuando aún no han pasado los días suficientes para que caiga en el olvido, es bueno analizar las reacciones de la visita del presidente del Gobierno a la ciudad. [Mariano Rajoy visita el centro de El Puerto]

El normal rechazo de parte de la sociedad es lógico y normal. También lo es quienes aprovecharan para mostrar su indignación o malestar, incluso los abucheos pueden comprenderse, y si me apuran hasta los insultos de algún que otro viandante con ganas de destacar y de hacer el payaso.

Aun así, como no podía ser de otra manera, la mayor parte de la gente le trató con respeto, incluso con admiración, el mismo que se le otorga a quien ostenta la presidencia del Gobierno, ya sea del partido con el que uno vota o no, ya que por encima de ello está la institución, pero sobre todo, la educación, pues hubo incluso algún comerciante, que con el mayor de los respetos le recriminó ciertas políticas, sin faltar por el ello el respeto a nadie.

Sin embargo, como siempre ocurre con las nuevas tecnologías, lo que sí es sorprendente es el odio, la cobardía, la falta no ya de respeto, sino de sentido común, del que se hace gala en las redes sociales. Desde fascista a ladrón, pasando por sinvergüenza, pero lo mejor, los insultos a quienes dentro de su libertad de expresión mostraron su apoyo al presidente del gobierno.

La pregunta que nos debemos hacer es si realmente esos comentarios pueden dar lugar a una acción o son payasadas de gente con escaso nivel intelectual. Se puede no estar de acuerdo con quien gana unas elecciones, se puede criticar la forma de gobernar, pero llegar a desear la muerte de quienes gobiernan y quienes les votan… Como ejemplo podemos poner la propia Andalucía, en donde no hay alternancia política, en donde la corrupción anida, porque… que corrupto se acercaría al PP andaluz que no gobierna, lo normal es que la corrupción siempre anide allí donde hay opción de mangar, no en la oposición.

Sin embargo, y aun habiendo mucha gente que no vota al que gobierna, y aun existiendo críticas, nadie desea la muerte ni insulta los votantes del PSOE en Andalucía, se les respeta, y se les critica. Ello me hace plantearme cual será el futuro de un país en donde una parte es capaz de respetar lo votado, pero la otra no… hasta donde serán capaces de llegar, alguien se imagina que el PP volviera a ganar las elecciones generales… o que las volvieran a gobernar pactando con Ciudadanos… supongo que, dado los comentarios, los demócratas defensores de la libertad, esos que toman Facebook o la calle con manifestaciones no lo consentiría.

Sinceramente, da miedo una democracia en donde uno de los jugadores solo se conforma con los resultados cuando le son favorables…

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre