El Festival de Cine Africano de Tarifa abre su XV edición alentando “abrazos entre culturas”

fotonoticia_20180428092430_640El Festival de Cine Africano de Tarifa-Tánger (FCAT) ha puesto en marcha este pasado viernes su XV edición en la que, hasta el día 5 de mayo, se alentará los “abrazos entre culturas”.

Así lo ha expresado en la gala de inauguración del FCAT, celebrada en el Teatro Alameda de Tarifa (Cádiz), la periodista afrodescendiente Lucía Mbomío, quien ha sido la encargada de presentar el acto.

Mbomío ha destacado el carácter “transfronterizo” del FCAT, puesto que “pertenece a dos ciudades, a dos países y a dos continentes”. Asimismo, ha valorado que el Festival cuente con 80 películas procedentes de África o de temáticas africanas, “ya que es interesante que nosotros contemos nuestras propias historias para que no la cuenten por nosotros”.

Igualmente, la periodista ha celebrado que el FCAT ponga su foco en los afrodescendientes. En este aspecto, ha defendido que “los afrodescendendientes reclamamos nuestro lugar en la sociedad, en nuestra sociedad, pedimos igualdad de oportunidades porque somos de aquí, estamos aquí y por eso tenemos el mismo derecho que el resto a tener roles no a tener un único rol”.

Por otro lado, el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, ha participado en la inauguración del FCAT destacando que este Festival “nos brinda una oportunidad que va más allá del descubrimiento de nuevas obras cinematográficas, permitiéndonos canalizar de una forma muy enriquecedora el diálogo y conocimiento entre las dos orillas del estrecho”.

“Desde la Consejería de Cultura queremos expresar nuestro reconocimiento y respaldo a esta iniciativa”, ha explicado el consejero, al tiempo que ha detallado que “se trata de un festival único por su carácter transcontinental, un festival joven y con una extraordinaria vitalidad, que cumple una importante misión, y lo hace demostrando que la Cultura puede unir lo que geográfica o políticamente pueda parecer distante”.

De igual manera, Vázquez ha señalado que “el compromiso de la cultura lo vemos en un festival que lucha, que reivindica, apostando por la visibilidad de la mujer en las diferentes secciones o dando voz a distintas sensibilidades que nos acercan a los movimientos sociales que se perciben en África”.

El alcalde de Tarifa, Francisco Ruiz, también ha participado en la gala reseñando que el FCAT “sirve para conocer el pasado y el presente de los países del continente vecino para comprender y respetar como existencia continua de la vecindad”.

“La historia ha demostrado que la cultura es la mejor herramienta para la unión y eso lo que pretende un festival intercontinental como el FCAT”, ha abundado el primer edil.

Por su parte, la directora del Festival, Mane Cisneros, ha destacado el hecho de que “llegar a una décimo quinta edición supone la consecución de un reto, y ahora el ver que actores y directores afrodescendientes sienten como suyo el festival y que programadores e3 festivales europeos se acerquen al FCAT en busca de películas son buenos indicios de la buena salud del Festival”.

De su lado, el jefe del Departamento de Cooperación y Promoción Cultural de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), ha aplaudido la oportunidad de que las películas africanas que se proyectan en el FCAT puedan verse después en América Latina “diseñándose así un triángulo virtuoso”.

La nota distendida de la gala la ha puesto con la actuación de la bailaora de raíces de Ghana, nacida en Londres y afincada en Sevilla, Yinka Esi. Posteriormente, se ha presentado a los jurados que decidirán los premios de las películas de la sección competitiva ‘Hipermetropía’ que cuenta con ocho largometrajes de ficción y siete películas documentales.

PELÍCULA INAUGURAL

Para finalizar el acto, se proyectó la película ‘I’m not a witch’, ópera prima de la joven directora Rungano Nyoni y que obtuvo muy buena críticas en el último festival de Cannes (Francia).

El filme ‘I’m not a witch’ –No soy una bruja– narra la historia de Shula una niña de una pequeña de aldea de Zambia que es acusada de brujería y, por ello, es internada en uno de los campos de brujas que aún existen en algunos países africanos.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre