“Un Puerto en verde y blanco”

El Puerto de Santa María celebra el Día de Andalucía, con la lluvia como protagonista no deseada.

El Puerto de Santa María celebra el Día de Andalucía, con la lluvia como protagonista no deseada.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu (Tribuna libre).- Como si de una película de cine de hace muchos, muchos años se tratase, hay momentos en los que uno no puede sustraerse  mirar las cosas con otros colores.

En estos días, y dejando de lado banderas, política, discusiones, teorías y conspiraciones invitaría a mirar a nuestro alrededor. Quizás sea el momento de salir a la calle y fijarse en los balcones cuajados de macetas, que anunciando la primavera que se acerca, combinan el blanco reflectante con los primeros brotes de los geranios que comenzaran a florecer en una primavera que se acerca, los mismos colores de los patios encalados cuajados de pilistras, que tanto en invierno como en verano, nos anuncian lo fértil de una tierra, una tierra que se entrega a la Virgen de la Paz lo mismo que a la Esperanza.

Tierra cuajada de campos que comienzan a nacer mientras las nubes los arropan. Una tierra en la que en un paseo por la playa nos invitan a sentarnos, cerrar los ojos y al abrirlos, ver un verde mar que al llegar a nuestros pies rebosa de espuma blanca que besa la orilla. Pero es que miremos hacia donde miremos, nos encontraremos con blancas salinas entre pinares. Son días que en blanco y verde nos recuerdan dónde estamos, días en los que las banderas palidecen en favor de cielo encapotado de blancas nubes que se posan sobre la retama.



Quizás sean días de salir a pasear y sentirse orgullosos de las miles de banderas que nos recuerdan donde vivimos. Y aunque el sentimiento pueda ser compartido, en pocos rincones de esta Andalucía se puede presumir de gozar de imágenes que, a cada paso, que en cada esquina, que en cada mirada, nos hagan ondear sus colores, los colores de una tierra en donde la Paz juega con la fertilidad de unos campos, con la esperanza de una vida mejor, una tierra que sueña con volver a ser lo que fue… cuna de verdes olivos y de blancas togas senatoriales… de blancas velas que entre el ver mar ondeaba hacia confines inimaginables.

El día  que miremos a nuestra tierra con esos ojos, el día que sintamos esos colores en cada paso que demos, quizás volvamos a ser lo que fuimos…

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre