Igualdad se escribe con “h” de hermandad

La Borriquita.

La Borriquita.

Contigo El Puerto (Comunicado).- Este miércoles muchos portuenses vimos con sorpresa la fachada de la Prioral en las noticias del mediodía, pensando que con motivo de la celebración de Fitur, se nos hacía un hueco a nivel nacional, para hablar de la excelencia de nuestras playas o de nuestra inmejorable gastronomía.

Sin embargo, a más de uno se nos atragantó la comida, al ver que, por desgracia, el nombre de nuestra ciudad se asocia a algo tan rancio y tan censurable como la discriminación por motivo de género.

Este año, por obra y gracia de unos capataces, que han impuesto su criterio a las Juntas Directivas de las Hermandades de La Soledad y La Borriquita, hay mujeres que no podrán ser costaleras en sus Hermandades. Por lo visto, la devoción también tiene sexo y parece que el femenino nunca es el adecuado.

Consultado el diccionario de la RAE, nos define Igualdad, en su segunda acepción como “Correspondencia y proporción que resulta de muchas partes que uniformemente componen un todo” y en su tercera acepción como “Principio que reconoce la equiparación de todos los ciudadanos en derechos y obligaciones”.

Desde la Agrupación de Contigo El Puerto de Santa María, entendemos que esas mujeres, a las que, por su condición femenina, se les niega la expresión última de su devoción, son también partes que componen ese todo que son las Hermandades.

Lo han sido durante años, participando en la vida de sus Hermandades, con el mismo compromiso y la misma dedicación que sus compañeros masculinos. Es por ello que, si han cumplido con sus obligaciones exactamente igual que cualquier otro miembro de su Hermandad, no puede ni debe existir razón alguna para negarles sus derechos.

Lamentamos profundamente la decisión de las Juntas Directivas de estas Hermandades al excluir a sus miembros femeninos y aunque si bien, entendemos que las Juntas Directivas de las Hermandades son soberanas para tomar determinadas decisiones, esperamos que ésta en concreto, sea reconsiderada, no sólo por que daña los principios más básicos de la Igualdad, sino porque también empaña la imagen de nuestra ciudad y de la esencia misma de la Semana Santa, que con tanta intensidad, viven año tras año los portuenses.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre