“Queridos Reyes Magos”

Los Reyes Magos a su paso por El Puerto en la pasada Cabalgata, siendo recibidos por el alcalde.

Los Reyes Magos a su paso por El Puerto en la pasada Cabalgata, siendo recibidos por el alcalde.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu (Tribuna libre).- Acercándose la Navidad llega el momento de hacer la carta a los Reyes Magos. Muchos pensarán que no existen, pero sí que existen, y, además, en ocasiones, hay regalos que solamente son posibles con la magia propia de los Magos de Oriente. Y como toda carta, habrá que empezar con lo típico…

Queridos Reyes Magos,

Este año, como en todos, más que bueno he sido… bueno, como siempre. Procuro ser acogedora y tengo mucho que ofrecer, pero este año quisiera pedirte algo especial. Necesito que me traigas un poco de estabilidad, y a ser posible limpieza. Me gustaría que trajerais un Plan General para el Centro Histórico, ponedle vosotros el nombre, que a mí no me sale, aunque posiblemente este regalo se lo tenga que pedir mejor al Genio de la Lampara en vez de a vosotros.

Para mí no quiero nada más, pero para mis padres, tengo veinticinco (es que en casa somos muy liberales) me gustaría que les trajerais un saco de cordura, os pediría carbón, pero ensucia mucho y no estoy para limpiar tanto. También podéis dejarles algo de sentido común, sobre todo para que no se peleen tanto, al final, se pasan el día discutiendo y nadie me hace la cena. También me gustaría que les trajeses, si fuera posible, un manual de buena gestión para cada uno, se que en El Corte Ingles tienen unos buenísimos, pero seguro que el vuestro es mejor.

Otra cosa que les vendría muy bien es que se olvidaran un poco de los abuelos… los quiero mucho, pero a veces le hacen más caso a los abuelos que viven en Madrid que a mí, y terminan por volver a discutir. También quiero que les convenzan para que me arreglen un poquito cuando vienen visitas, el otro día pasé mucha vergüenza, tenía toda la ropa sucia y rota, y se rieron de mí todo el tiempo.

Como podéis ver, el mejor regalo que me podéis traer es que me hagan un poquito de caso, no quiero muchas cosas, pero al menos me gusta estar limpia, divertirme, y crecer como cualquier otra.

Espero que lo que os pido no sea muy difícil, pero me da miedo que discutan tanto y terminen por divorciarse, como los abuelos hace muchos años, ahora ellos están todo el día reprochándose lo que le dijo el abuelo a la abuela, no veáis como se ponen.

Prometo portarme mejor, ser más agradecida y recibir mejor a las visitas. Ya no quiero nada más, pero se que menos lo del Plan General que es muy difícil, podréis traerme el sentido común y la cordura que os pido para mis padres. Os dejaré tres cubos de fino para los camellos y una botella de oloroso para vosotros. Un fuerte beso de parte de El Puerto de Santa María.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre