Susana Díaz: El Gobierno dilata la nueva financiación para adoptar “medidas electoralistas” antes de las generales

fotonoticia_20171128124752_770_120_120_0_0La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha acusado este martes al Gobierno de la Nación de “intentar alargar en el tiempo” la presentación de su propuesta para un nuevo sistema de financiación autonómica con el objetivo de “ganar el año 2018 saliendo de la situación de déficit excesivo” a costa del superávit de las corporaciones locales y de mantener la “asfixia” a las comunidades autónomas para poder adoptar “medidas electoralistas” antes de los próximos comicios generales previstos en 2019.

Díaz ha lanzado este mensaje en una comparecencia posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno de la Junta, que ha conocido un informe sobre la valoración andaluza al documento elaborado por la comisión de expertos para la reforma de la financiación autonómica.

La jefa del Ejecutivo andaluz ha criticado la “actitud evasiva” del Gobierno para “intentar alargar en el tiempo el planteamiento del nuevo modelo” con el objetivo de “ganar el año 2018, cuando pretende salir de la situación de déficit excesivo, aprovechándose del superávit de las corporaciones locales y de seguir manteniendo la situación de asfixia de las comunidades autónomas, y una vez superado 2018 en esas condiciones, plantearse medidas electoralistas”.

“Esa no puede ser la justificación para que a estas alturas no tengamos una propuesta de sistema de financiación sobre la mesa”, ha subrayado Susana Díaz, que ha criticado que esta cuestión se haya intentado “tapar” con un “enfrentamiento entre territorios” al hilo de la reciente aprobación del cupo vasco.

Tras insistir en que la actitud del Gobierno en esta materia “no es casualidad”, sino que obedece a la “voluntad de saltarse el año 2018”, la presidenta de la Junta se ha mostrado convencida de que en el Ejecutivo de Mariano Rajoy “han hecho sus cuentas, quieren salir del déficit excesivo a costa de ayuntamientos, de la salud y de la educación y si hay algo de oxígeno antes de las elecciones preparar algún regalito electoral”.

“Esa no puede ser la justificación para que a estas alturas ya no tengamos una propuesta de modelo de financiación sobre la mesa”, según ha señalado la presidenta de la Junta, que ha acusado al Gobierno central de “incumplir” la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca) mientras que el presidente, Mariano Rajoy, está faltando a la palabra que dio a las comunidades autónomas en la pasada Conferencia de Presidentes, donde se acordó por unanimidad que el modelo estaría antes del 31 de diciembre.

La presidenta ha agregado que es evidente que cuando el Gobierno central tiene “interés en algo, bien que se da prisa”, saca los recursos necesarios y lo acuerda, como acabamos de ver con el cupo vasco. Ha querido dejar claro que ella acepta la Constitución desde la primera palabra hasta la última, en todos sus artículos, mientras que a algunos “parece que sólo les gusta la disposición adicional”, pero, al mismo tiempo, considera que “resolver la cuestión del cupo, que afecta a una comunidad, cuando se mantiene paralizada durante años la financiación del resto de comunidades” denota una “pésima gestión achacable solo al Gobierno de España”.

Susana Díaz ha querido dejar claro que para defender a Andalucía, ella no tiene que “atacar” a ningún territorio y ha considerado que el Gobierno vasco hace lo que tiene que hacer, defender a su tierra, al igual que ella hace lo que tiene que hacer, defender a los andaluces.

Ha recalcado que ella, en ningún momento, ha criticado el cupo vasco, que está en la Constitución, ni a ningún territorio, sino que ha criticado la “evasiva, la indolencia y la irresponsabilidad” del Ejecutivo nacional de “jugar a enfrentar” a los territorios, cuando lo que tiene que hacer es “construir un proyecto de país colectivo, en igualdad”.

DÉFICIT ESTRUCTURAL EN ESPAÑA

Para Susana Díaz, es evidente que en este país hay un “déficit estructural, de siempre, con el que tenemos que acabar”, porque la democracia española no se puede permitir que los recursos se redistribuyan, sea la financiación autonómica o las inversiones del Estado a través de los PGE, “ofreciéndolos a subasta, en función de los intereses o necesidades parlamentarias que tenga el Gobierno de turno”.

“Eso es un déficit estructural que tiene nuestra democracia y con el que hay que acabar”, según ha insistido la presidenta, para quien la solución no pasa por el “enfrentamiento entre territorios, sino en hacer lo que tiene que hacer un gobierno, que es poner los recursos necesarios para garantizar la igualdad de los ciudadanos, vivan donde vivan”.

Susana Díaz ha advertido de si el debate de la nueva financiación autonómica no se afronta pronto y con seriedad, “las consecuencias serán muy graves para los ciudadanos”. Ha indicado que, por ejemplo, en el caso de Andalucía, cada año que pasa, nos cuesta 850 millones, mientras que la última liquidación del sistema ha arrojado un diferencial de 818 euros por habitante entre la comunidad mejor financiada y esta tierra, lo que tiene un impacto “brutal” sobre los servicios públicos esenciales, al tiempo que es crecimiento económico “que dejamos de tener y empleo que dejamos de crear”.

De cara al nuevo modelo de financiación autonómica, la presidenta ha considerado que lo primero que hay que decidir es qué “servicios públicos queremos prestar y en qué condiciones” y garantizar su suficiencia financiera y la nivelación para que se puedan prestar en las mismas condiciones de calidad en todo los territorios de España.

La presidenta ha lamentado que, al mismo tiempo que el Gobierno central retrasa el debate sobre la nueva financiación autonómica, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, vaya a Bruselas a jactarse de que “habrá recortes en educación y en sanidad, llevándolos a mínimos históricos”.

En su opinión, en un momento en que hay que apostar por un proyecto de país colectivo del que nos sintamos orgullosos y donde haya una igualdad real entre todos los ciudadanos, “alimentar agravios y enfrentamientos” entre territorios va precisamente en el sentido contrario.

Asimismo, la presidenta ha abogado por que del Parlamento andaluz salga una posición común de todas las fuerzas en defensa de Andalucía que se llevaría a donde haga falta.

Respecto al hecho de que el presidente del PP-A, Juanma Moreno, le haya pedido un debate sobre financiación autonómica, Susana Díaz ha indicado que le extraña esa propuesta del líder popular, sobre todo, cuando ella, en todas las comparecencias que ha hecho ante el Pleno del Parlamento, siempre ha abordado este asunto y parece que a otros no les “interesó” en ese momento, bien por no “incomodar” a sus jefes de Madrid bien por no tener que ponerse del lado del Gobierno andaluz.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre