“Polvorones en agosto”

Alumbrado extraordinario de Navidad en el El Puerto 2016 - 2017 a su paso por la Plaza Isaac Peral. / A.C.

Alumbrado extraordinario de Navidad en el El Puerto 2016 – 2017 a su paso por la Plaza Isaac Peral. / A.C.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu (Tribuna libre).- Hace ya casi una semana que a muchos nos sorprendió ver como unos señores subidos a una grúa comenzaban a colocar unos tendidos eléctricos. El calor que hacía nos había hecho olvidar, al menos a mí, que en poco más de un mes se daba el pistoletazo de salida a las fiestas navideñas.

En un principio pensé que casi las ponen para la patrona, practicando el sano deporte nacional de criticarlo todo, pero luego me acordé de que aun con ausencia de frío, la navidad no estaba tan lejos. Luego me acordé de aquellos años en los que se inauguraban belenes sin luces en las calles, y entonces aun haciendo frío, parecía que la navidad no había llegado.

Por fin, este año ese problema no existirá… o sí, si llegado el caso no se encienden hasta el 26 de diciembre para ahorrar luz, pero de momento, es de agradecer que algo tan complicado y sencillo como es programar algo que siempre llega, se haga con antelación suficiente. Y es que, en muchas ocasiones, cogemos la pluma solo para apuntar lo fallos, para llamar la atención sobre defectos, sobre malas acciones, u obras inacabadas. En muchas ocasiones se nos olvida que también es bueno a veces sacar las manos de los bolsillos para aplaudir, ya que no es bueno callar ante los logros y solo sacar las manos para señalar.

Desde luego que habrá quien diga que se han puesto demasiado pronto, pero, aunque es cierto que bien están las cosas en su momento, ni antes ni después, el momento tampoco es inapropiado. Tampoco faltará quien señale el gasto que supone más tiempo las luces colgadas, cuando presupongo que los que instalan agradecen la previsión y no tener que montar todo a la vez. Tampoco faltará quien ya apunte que una cosa es la prisa por montar y otra la necedad para encender por falta de presupuesto.

De momento me quedo con ahorrarme el lamento de ver cómo me abrigo y salgo a ver un ambiente navideño inexistente en los no tan lejanos puentes de diciembre.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre