“De los fascistas y los que se ponen moraos”

El portavoz de Levantemos El Puerto, José A. Oliva, atendiendo a los medios de comunicación tiempo atrás.

El portavoz de Levantemos El Puerto, José A. Oliva, atendiendo a los medios de comunicación tiempo atrás.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu (Tribuna libre).- El desafortunado chiste del concejal de Levantemos, José A. Oliva, no deja de ser eso, un chiste tonto y ridículo sacado de contexto que ha dado mucho juego político, sobre todo en un periodo en el que el nivel intelectual político es más dado en resolver problemas de hace ochenta años, que a resolver la actual situación real.

Siempre es más fácil rasgarse las vestiduras que trabajar, y mucho más, hacer un chiste fácil con los acontecimientos políticos que dar una opinión seria sobre un problema. Pero si pueril es el chiste, aún lo es más la importancia que se le da.

Sus comentarios sí sirven para analizar, sin clave de humor, lo que les pasa por la cabeza a personas que han sido elegidas para representar sus conciudadanos. Y es que el odio que destila la nueva izquierda los vuelve tan ciegos que son incapaces de ver que realmente si es cierto que la guerra ha estallado, una guerra absurda y cobarde en la que pocos políticos trabajan.

Los que están se limitan a decir que no pueden hacer nada y culpan a los anteriores: los que no están piden a los que están aquello que no hicieron cuando ellos estaban; los que ni han estado ni nunca estarán se limitan simplemente a joder la situación, criticando a los que hacen, a los que no hacen y a los que intentan hacer algo. Y así nos va, aprovechando que su cargo para tener el minuto de absurda gloria, y poniendo el dedo en la llaga en un tema en el que pocos se han fijado.

Pocos o nadie recuerdan a Jose León Ramírez Reina, nombre español de León Degrelle, de quien obviando lo que fue, sí que me interesa su relación con los nacionalistas Flamencos, esos mismos que se afanan en dar asilo, ayuda, o llámenlo como quiera a los nacionalistas catalanes, esos mismos a quien el simpático concejal de podemos defiende tan abiertamente. Quizás no sepa quién era el buen Degrelle, quizás tampoco se haya percatado de que un republicano, como él y el nuevo mártir -que supongo recibirán con pancartas de apoyo si viene a la RPP (Red de Paradores Penitenciarios ), como el Sr Companys-, se ha ido a pedir asilo a un país con una Monarquía Parlamentaria. Pero lo peor es que no se ha percatado que quien le tiende la mano es heredero de esas políticas que encumbraron a Leon Degrelle y sus Nacionalistas Flamencos, los cuales se integraron con la Legión Valona en las Wafen SS y se despacharon a gusto con los Camaradas Soviets (esos mismos a los que tanto admiran).

En fin, si el chiste no tiene importancia, sí la tiene el amplio cacao mental que tienen los amigos del Kichi, que lo mismo reconocen la Republica Catalana que no. Sinceramente, creo que hemos llegado al punto en que la única verdad es que para ser político, la única condición es acreditar que se es un indocumentado patoso, salvando las excepciones que las hay, y muy buenas a cualquier nivel. Pero por desgracia, lo malo abunda y al final, como en todo, lo que se ve, porque hace más ruido, es la podredumbre intelectual que nos pretende gobernar.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre