“Un lazo y una flor”

Hoy me quiero alegrar de que frente a la negra cara de unas células haya valientes que le sonrían a la vida.

Hoy me quiero alegrar de que frente a la negra cara de unas células haya valientes que le sonrían a la vida

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu (Tribuna libre).- Vivimos en una sociedad altamente empática, una sociedad plagada de abrazos virtuales en donde todo son besos, abrazos, muestras de comprensión, halagos y apoyos. Una sociedad que no dista mucho de aquella que llenaba las calles de banderitas, y que ahora, lucen lazos por cualquier motivo en los días correspondientes.

Sé que todo se va a llenar hoy de abrazos color rosa, todos sabemos que en un día como hoy, (19 de octubre, Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama) todo es apoyo y respeto… pero si me siento a pensar, si me detengo a comprender, comprendo que ni comprendo ni entiendo.

Quizás me sirva el día para reflexionar, y aunque cualquier enfermedad, cualquier ataque es maligno, hay atentados contra la vida que son significativos, mucho más significativos que otros.

Hoy no me quiero solidarizar, ni entender, ni comprender, ni empatizar; hoy no me quiero lamentar, ni quiero sentir lastima. Hoy me quiero alegrar de que frente a la negra cara de unas células haya valientes que le sonrían a la vida, a sus seres queridos, a sus conocidos. Valientes que se sientan guapas ante los zarpazos que trataron de desfigurar su cuerpo; valientes que siguen adelante sin mirar atrás.

Es fácil ponerse un jazmín rosa en la solapa, fácil sentir respeto y admiración y aún más fácil, decir que comprendemos. Me avergüenzo incluso de acordarme de Santa Barbara cuando truena, cuando durante todo el año cientos de relámpagos pueden arrancar el llanto al hijo, al marido, al hermano, a los padres.

Hoy es un día para aprovecharlo y darnos cuenta del valor de todas y cada una de las mujeres que tenemos al lado, pues a todas acecha, sin culpa, sin discriminación, sin perdón, con una discriminación negativa injusta y cruel. Hoy es un día para recordar que hay que aplaudir a la vida, a la valentía y a esa belleza materna que nunca podrá ser arrebatada ni extirpada. Hoy es un día para recordar que todos los días el frente está abierto y hay gente en primera línea que necesita de esos aplausos, de ese apoyo, de ese beso o piropo merecido, siempre merecido, hoy es el día en que debemos saber que todos los días son días como hoy. Un beso.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre