“Patrona”

8 de septiembre, El Puerto de Santa María celebra la Festividad de la Virgen de los Milagros, su Patrona.

8 de septiembre, El Puerto de Santa María celebra la Festividad de la Virgen de los Milagros, su Patrona.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu. “Amanece que no es poco”.

Joaquín García de Romeu (Tribuna libre).- Hace unos días, encontré al pie de un contenedor, lo cual no me extrañó dado los comentarios de estos días, un icono de la patrona viejo, con la madera de los bordes podridos. Mal destino para tan venerable imagen, motivo por el que tras sobrepasarlo me giré para recogerlo y dejarlo en lugar más digno, pero me indigné al fijarme mejor porque su rostro estaba mucho más gastado de lo normal.

Lo dejé en el lugar que lo encontré, pues esa tabla me recordó el odio irracional que a veces sentimos por algunas cosas, las locuras que el ser humano puede hacer cuando deja de pensar y actuar movido por sentimientos insanos. Me recordó como a veces generalizamos en un sin sentido.

Lo dejé para que otros se fijaran y sintieran lo mismo que sentí yo, pues, aun suponiendo que era fruto del azar el deterioro, nuestra virgen negra es el mejor ejemplo de que a veces juzgamos mal y estamos llenos de estereotipos, siendo el color el menor de nuestros fantasmas.

Las Vírgenes negras no son exclusivas de localidades como El Puerto de Santa María o Chipiona, y no es momento de recordar a todas, pero todas nos recuerdan cómo podemos venerar y amar, y como, por desgracia, a veces a odiamos o rechazamos lo que no comprendemos.

Ahora, mientras el cielo se llena de oraciones metálicas, mientras muchos, porque decir todos puede molestar, acuden a un lugar cada vez es menos frecuentado, comprendo que en nuestra vida cotidiana, nuestras imágenes nos dan lecciones. Ahora, mientras la música suena, recupero la conciencia de que no basta con desterrar los prejuicios de nuestras conversaciones, sino también de nuestra forma de pensar, pues hace mucho, mucho tiempo que lo hicimos al postrarnos ante una Virgen.

Hoy, incluso aquellos que confían solo en ellos mismos, en la técnica, en los avances médicos y en su propio esfuerzo, mirarán de reojo, aunque sea por un convencionalismo social, a esa imagen religiosa en la que muchos confían. Se podrán preguntar dónde acaba el sentido común y donde empieza la atracción desconocida hacia algo más que no podemos entender. Hoy, espero que muchos al menos piensen que esa imagen es más la representación de un sentimiento, de una esperanza,  que una mera talla religiosa venerada por toda una ciudad. Feliz día de Los Milagros.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre